Aunque el invierno en general es una estación que aborrecemos. Lo cierto es que los amantes de los deportes de nieve, sueñan todo el año con que lleguen estos días. Son muchas las estaciones de esquí que podemos encontrar a lo largo y ancho del planeta, pero ¿cuáles son las mejores? Lo primero que deberíamos tener claro son las cuestiones necesarias para catalogar una estación de “buena”. Todas ellas deberán contar con pistas para todos los niveles, buenos accesos donde no se formen colas y, sobre todo, que estén comprometidas con el respeto por el medioambiente. Si este invierno no está siendo lo suficientemente frío para ti y estás deseando escapar a la nieve, desde nuestro centro de fisioterapia deportiva en Madrid te presentamos las mejores alternativas.

Mont Tremblant (Canadá)

Todos relacionamos este país norteamericano con el frío intenso y la nieve. La estación se encuentra localizada en la región de Quebec, en las montañas Laurentinas. Ocupa un espacio de 600 hectáreas y pone a disposición del visitante 95 pistas de esquí para todos los niveles. El entorno es maravilloso, plagado de bosques y lagos. Una de las actividades más recomendables es un paseo en trineo tirado por perros.

Aspen Snowmass (Colorado)

Las famosas montañas rocosas aguardan en su interior el Parque Nacional White River, donde encontramos un resort que se convierte en un paraíso para los amantes de los deportes de nieve. Conecta cuatro estaciones de esquí mediante un servicio de ski-bus. Un paraíso natural en la tierra con una divertida vida nocturna. Con suerte te encontrarás con algún famoso.

Chamonix (Francia)

Situada en los Alpes franceses, concretamente en las faldas de Monc Blanc, se encuentra esta estación que cuenta con tres zonas diferenciadas, que determinan el nivel de experiencia y pericia necesaria de los usuarios. En su interior, alberga maravillas de la naturaleza, como sus 24 kilómetros de glaciares. Eso sí, las expediciones mejor siempre con guía para no ser víctimas de las grietas que se forman.

Zermatt (Suiza)

Una de las peculiaridades de esta estación es que no se puede circular por ella con vehículos convencionales. En su lugar, deberán ser eléctricos o carros de caballos. También cuenta con tres zonas con unas impresionantes vistas y un funicular subterráneo. Las pistas son para esquiadores de nivel medio-alto y, en este caso, si se pueden generar colas. También cuenta con un glaciar en la parte alta en la que se puede esquiar todo el año.

Desde Clínica PodoSalud queremos hacer hincapié en la necesidad de calentar los músculos de forma adecuada antes de practicar deportes de nieve para evitar las lesiones.