Generalmente, no prestamos atención a nuestros pies. La mayor parte del año los llevamos tapados. Así que en verano, cuando sacamos el calzado abierto, queramos mimarlos más para que luzcan su mejor aspecto. Sin embargo, los pies sufren mucho más de lo que pensamos. Según nuestra experiencia en la ejecución del estudio biomecánico en Madrid, la pisada puede verse afectada por muchos factores y puede desencadenar múltiples lesiones.

Cuando existe sobrepeso tenemos que pensar que todo el peso corporal recae sobre nuestros pies al caminar, por lo que un exceso del peso puede terminar por pasar factura a esta parte de nuestra autonomía. Los kilos que exceden nuestro peso ideal suponen un riesgo para la salud del usuario, incrementan el riesgo de sufrir problemas como el colesterol o la diabetes. Pero, estos no son los únicos inconvenientes. El 50% de nuestra población sufre dolor de pies, relacionada directamente con  el peso y la masa muscular.

No es raro que el sobrepeso cause estos efectos en nuestros pies, ya que se encargan de sustentar todo el cuerpo. Si nuestro peso supera los límites recomendables, es posible que la estructura de los pies se debilite, desarrollando problemas de diversa gravedad en tendones, ligamentos o articulaciones.

Dolencias podológicas más frecuentes relacionadas con el sobrepeso:

  1. Tendinitis con dolores en pies y tobillos.
  2. Sobrecarga metatarsal. Hablamos de los huesos más largos de los pies, que se encuentran en su parte central. Con el exceso de peso, estos huesos se hunden provocando un dolor que se extiende por la planta del pie.
  3. Los pacientes con diabetes deben extremar las precauciones, porque los problemas de sobrepeso empeoran la circulación de la sangre. Pueden desencadenar deformidades o ulceraciones.

En Clínica PodoSalud siempre destacamos la necesidad de llevar a cabo una vida saludable. Llevar una dieta equilibrada y realizar deporte con regularidad es la mejor forma de combatir el sobrepeso y cuidar nuestra salud. También, es importante optar por un calzado adecuado para que nuestros pies no sufran en exceso. Si nuestro peso es superior a lo recomendable siempre es aconsejable someterse a un estudio de la pisada que nos ayude a determinar cómo afectan esos kilos de más a nuestros pies.