Los pies son una parte de nuestra anatomía mucho más importante de lo que creemos. Somos conscientes de que sin ellos no podríamos caminar, pero son los grandes olvidados del cuerpo humano, no reparamos en los cuidados básicos que estos miembros merecen. Lo más habitual es que sólo acudamos al especialista ante la aparición de algún problema muy doloroso y molesto. Lo cierto es que los podólogos realizan una labor fundamental y todos deberíamos revisar el estado de nuestros pies de forma periódica. Además, según nuestra experiencia en la ejecución de cirugía del pie en Madrid, podemos decir que existe un desconocimiento generalizado de que algunas afecciones pueden corregirse con una sencilla intervención quirúrgica.

Existen varias alteraciones y deformaciones en el pie que resultan muy molestas y que, en ocasiones, pueden dificultarnos llevar una vida normal. Mediante una sencilla intervención podemos corregir estas malformaciones, recuperando la movilidad y olvidándonos de las molestias de padecerlos. Desde Clínica PodoSalud te contamos cuáles son las principales alteraciones que pueden precisar de cirugía.

  1. Juanetes: Es uno de los problemas más frecuentes para pasar por el quirófano, se trata de la deformidad en el dedo gordo del pie o en el dedo meñique. Es un problema doloroso, que en los casos de mayor gravedad puede impedir al paciente calzarse. El juanete localizado en el dedo meñique tiene una mayor incidencia en mujeres, ya que suele ser consecuencia del uso de zapatos de tacón.
  2. Espolones calcáneos: Se trata de una calcificación en la zona del talón que, generalmente, suele estar asociada a algún episodio de fascitis plantar. Este problema lleva aparejada la presencia de dolor crónico en la parte posterior del pie. Es importante cuidar el modo en que caminamos y el calzado que utilizamos para evitar este tipo de problemas.
  3. Dedos en garra: También conocidos como dedos martillo, es una deformación en el pie que puede corregirse con una sencilla operación. La principal razón para que aparezca es la descompensación muscular que desvía la posición correcta de las articulaciones. Se trata de un procedimiento ambulatorio y, aunque será necesario un período de recuperación, el paciente puede hacer vida normal.
  4. Uñas: Lo más habitual es encontrar uñas encarnadas o problemas por hongos. Todos ellos muy molestos, las intervenciones para las uñas dependerán del problema que presente cada paciente y del nivel de gravedad del mismo.