La aparición de hongos en las uñas de los pies es un problema silencioso. Su presencia no conlleva dolor y el cambio en las uñas afectadas se produce de forma gradual, por lo que casi no nos damos cuenta. Si nunca has tenido hongos en esta parte de los pies, quizá no sepas cuáles son los síntomas más frecuentes. Cuando los hongos hacen irrupción, las uñas se vuelven quebradizas, gruesas y presentan diferencias en su coloración habitual. Desde nuestra clínica del pie en Madrid te contamos, como curiosidad, que este problema puede tardar años en desarrollarse por lo que es difícil detectarlo antes de que sea evidente.

Este problema se vuelve más frecuente y es más sencillo que surja con el paso de los años. Existen diferentes tipos de hongos de las uñas y la sintomatología de cada uno de ellos variará. En cualquier caso, lo más frecuente es que se trate de hongos de la piel, que reciben el nombre de dermatofitos. Estos parásitos se alimentan de queratina, que es una sustancia que se encuentra en las uñas y que se encarga de que estas crezcan sanas y fuertes.

En cualquier caso, si crees que puedes estar afectado por este problema es recomendable que visites a un podólogo para que analice el caso y te oriente sobre la mejor solución posible. Además, los síntomas propios de los hongos pueden dar lugar a otras patologías diferentes como el eccema o el síndrome de Reiter.

La mejor forma de prevenir la aparición de este problema de las uñas, que puede terminar por afectar a la salud de nuestro pies, será conocer los principales motivos por los que aparecen. De este modo, podremos evitar que los temidos hongos se instalen en nuestro organismo. Desde Clínica PodoSalud te presentamos un repaso por los motivos más frecuentes que pueden desencadenar la omnicomicosis.

Calzado inadecuado

El roce que producen unos zapatos demasiado estrechos son una de las causas más frecuentes para que aparezca esta lesión en las uñas. En estos casos, lo más habitual es que los hongos se localicen en los dedos gordos o los pequeños, ya que son los que se encuentran en contacto directo con el calzado. Los golpes también puede desencadenar una infección por hongos en las uñas de los pies.

Humedad en los pies

Debemos prestar especial atención a secarlos de forma adecuada al salir de la ducha. Llevar una higiene adecuada y cambiarse los calcetines con frecuencia son cuestiones básicas para mantener nuestros pies sanos y secos. Los problemas por exceso de sudor también suponen un riesgo, en estos casos habrá que cambiarse aún más a menudo de calcetines, secarse los pies a conciencia y rociarlos con polvos de talco para tratar de mantenerlos lo más secos posible.

Baños públicos

Son un problema altamente contagioso, así que pueden afectar a la piel de la planta o entre los dedos. Utilizar baños públicos como los de los gimnasios o las piscinas pueden desencadenar otra razón para contraer los molestos hongos en las uñas de los pies.