Probablemente nunca te has preguntado para qué sirve el último agujero disponible para atar las zapatillas de deporte. No siempre nos atamos este calzado deportivo de forma adecuada y es que no se ha hecho suficiente hincapié sobre la utilidad de este último agujero y el modo correcto de usarlo. Desde nuestra experiencia en el ámbito de la podología deportiva en Madrid podemos afirmar que atar las zapatillas de forma adecuada es realmente importante en materia de prevención de lesiones.

Independientemente del modelo de zapatillas del que dispongamos, todas cuentan con ese último agujero que tiene una función especial. El uso del mismo es esencial para ajustar de forma más adecuada la zapatilla al pie. Además, contribuye a que la lengüeta de la zapatilla no se deslice hacia los lados, algo que resulta realmente incómodo. En cualquier caso, lo más frecuente es que ese último agujero no se utilice o se haga de forma errónea.

Desde Clínica PodoSalud te explicamos la función del último agujero de las zapatillas y como se deben atar.

En primer lugar habrá que introducir el cordón por el lado externo del agujero, pero no deberá introducirse totalmente. Es decir, por la parte externa del agujero quedará una especie de pequeño hueco circular que se utilizará más adelante. Este proceso deberá realizarse por ambos lados de la zapatilla, quedando los dos cordones por la zona interior y un espacio en la parte exterior del agujero. Posteriormente, habrá que introducir el cordón del otro extremo de la zapatilla por el hueco resultante por la parte exterior del agujero, el proceso se repetirá con el otro cordón y el hueco inverso. Finalmente habrá que tirar de ambos cordones para apretar la zapatilla al pie y realizar el nudo.

Si hemos realizado todo el proceso de forma adecuada, veremos una especie de anillo rodeando el cordón a la altura del último agujero de las zapatillas. De este modo se consigue una mejor fijación de la zapatilla en la parte inferior del tobillo, una cuestión muy adecuada para la prevención de lesiones según nuestra experiencia en podología deportiva en Madrid.