El gateo es una de las etapas más características de la etapa psicomotriz de los bebés. Suele darse antes de que comiencen a dar sus primeros pasos y pueden volver a este tipo de desplazamientos si al intentar andar se caen y se asustan. Curiosamente, no todos los niños gatean igual, existen varias formas diferentes. En nuestra clínica, especializada en la realización de estudios biomecánicos, queremos destacar que esta etapa es muy beneficiosa para el desarrollo personal del bebé. Mediante esta práctica, aprenden a ser más autónomos y a llegar de un lugar a otro por sí mismos.  

Principales beneficios del gateo

Les ayuda a mejorar su visión. Aunque puede parecer que no tiene nada que ver, esta acción permite a los bebés relacionarse más y mejor con su entorno más inmediato. Salen de expedición, dispuestos a descubrir nuevos espacios, lo que les lleva a ejercitar el sentido de la vista. Algo totalmente necesario para poder establecer los obstáculos que puedan encontrar a media y larga distancia.

Mejora su confianza. Esto sí que resulta obvio. Poder trasladarse de un lugar a otro por sí mismos mejora su autoestima. Estos movimientos les permiten relacionarse con otros seres vivos y entrar o salir de una habitación, sin depender de otras personas, les ayuda a ganar confianza.

Favorece el equilibrio del bebé. Favorece el desarrollo vestibular del bebé, ayudándole a entender dónde están las diferentes partes de su cuerpo. Aprenden a tener sentido del equilibrio.

Fomenta la tactilidad de la palma de la mano. La movilidad de una estancia a otra de la casa, permite que el pequeño alcance diferentes juguetes que querrá manipular. En este sentido, es recomendable dejar a su alcance diferentes juguetes con varias texturas y colores, lo que facilitará el desarrollo de su motricidad fina.

Tonifica sus músculos. Esta es, sin duda, una cuestión importante. Además de los músculos, el gateo favorece el desarrollo de la columna vertebral, lo que le ayudará a mantenerse erguido cuando comience a dar sus primeros pasos.

Beneficios neuronales. Sí, es así. Gatear también contribuye a conectar los hemisferios cerebrales facilitando la maduración de las diferentes funciones cognitivas. Necesarias, por otra parte, para el desarrollo personal del bebé.

En Clínica PodoSalud sabemos cuáles son los beneficios de esta práctica. Sin embargo, muchas veces, los niños y niñas saltan esta fase y pasan directamente a intentar caminar. En estos casos, no te preocupes, esto no quiere decir que tu hijo o hija no vaya a desarrollarse con total normalidad.