Comenzamos el año cargados de buenos propósitos, como hacer más deporte o dejar de fumar. Lo cierto es que la práctica deportiva y el frío, característico de esta época, pueden terminar por pasar factura a nuestros pies. Cuando bajan las temperaturas debemos prestar más atención a la forma en la que caminamos o corremos con el objetivo de evitar pisar mal y que se produzcan lesiones. En nuestra clínica podológica en Madrid recomendamos a nuestros pacientes una buena ducha de agua caliente después de practicar deporte en invierno.

Es importante abrigar nuestros pies, sobre todo si disfrutamos de los deportes de nieve. Ya que las personas que cuentan con algún problema de circulación, pueden sufrir sabañones ante la caída de las temperaturas. Si, además de todas las precauciones, siempre tenemos los pies fríos es recomendable visitar al médico, ya que podría tratarse de alguna patología o enfermedad.

Desde Clínica PodoSalud queremos ofrecerte algunos cuidados específicos para esta parte de nuestro cuerpo en invierno.

  1. Para evitar problemas de circulación o que los pies alcancen su temperatura ideal, es recomendable no utilizar calzado pequeño.
  2. Puede parecer una obviedad, pero es necesario mantener los pies secos para conseguir que se mantengan a la temperatura adecuada y evitar la aparición de hongos o microorganismos.
  3. Hidratar los pies después de la ducha es una cuestión fundamental, pues es importante cuidar esta zona corporal más allá del verano, que es cuando los mostramos al mundo. El hecho de vestirlos en invierno no debería implicar que descuidemos sus cuidados.
  4. Para mejorar el flujo sanguíneo es recomendable mantenerlos alejados de las fuentes de calor directas, como las estufas o las bolsas de agua caliente.
  5. Mover las piernas resulta esencial para activar el flujo sanguíneo.

El paso de los años va pasando factura a nuestro organismo, motivo por el cual es necesario extremar las precauciones durante la vejez. Sin embargo, existen otras enfermedades como la diabetes, que se presentan sin importar la edad y que afectan a la salud de nuestros pies. Como clínica podológica en Madrid, queremos destacar que también resulta esencial prestar atención a nuestro modo de caminar para evitar la aparición de problemas biomecánicos. Los pies son los grandes olvidados del invierno, pero como ya hemos visto, los cuidados de esta parte de nuestro cuerpo deben de ser constantes, sin importar la época del año en la que estemos.