Cuando el pie de un paciente de nuestra clínica podológica en Madrid presenta una desviación en los dedos menores, los llamados dedos en garra o en martillo, puede tratarse de una desviación del primer dedo (hallux). Este se desplaza hacia el segundo dedo invadiendo su espacio. En ocasiones, los dedos se reubican colocándose por encima del dedo gordo (supraducción) o por debajo del mismo (infraducción). Vamos a ver qué se suele hacer en estos casos.



Las deformidades digitales tienden a provocar lesiones dérmicas dado el aumento de la presión en las zonas prominentes como la cúspide (zona superior) del dedo en garra. Esto provoca dolor e inflamación debido al roce continuo con los zapatos. Puede llegar incluso a impedir al paciente calzarse adecuadamente si los dedos en garra son rígidos y no se adaptan al interior del zapato.

Cirugía de mínima incisión

En Clínica Podosalud echamos mano de técnicas quirúrgicas que, mediante pequeños cortes o incisiones (4mm aprox.) permiten acceder a las zonas del pie que necesitan remodelación y realineación de los dedos. Esta cirugía de precisión supone una solución eficaz, rápida, indolora y no incapacitante para recuperar la armonía en el pie. No se utiliza ningún tipo de fijación interna (tornillos o agujas), lo que disminuye el dolor postoperatorio y procura una rápida recuperación. Se evita la rigidez de la articulación o segmento intervenido, consiguiendo realinear los dedos sin perder la movilidad. En el postoperatorio se realizan controles radiológicos y cambios de vendajes semanales hasta que el paciente recibe el alta quirúrgica. Usando como decimos el zapato postquirúrgico tras la cirugía.

Este tipo de cirugía se realiza con anestesia local y después de la intervención el paciente habrá de usar una zapatilla postquirúrgica para tener un buen apoyo del pie durante el período de recuperación.

 Es clave, como paso previo, acometer una exploración y un estudio radiológico del pie para determinar el grado de desviación y ver a qué técnica quirúrgica recurrir. Dependerá lógicamente del tipo de patología: dedos en garra, dedos lateralizados, en supraducción o infraducción, juanete del primer dedo o del quinto, etc.