El running es un deporte que ha experimentado un gran auge en los últimos tiempos. Las calles, los parques y los paseos marítimos de muchas ciudades se llenan de personas que salen a correr de manera regular. Esta práctica deportiva es muy saludable: fortalece los músculos, mejora la salud cardiovascular y libera endorfinas. Sin embargo, como especialistas en el estudio biomecánico en Madrid nos gustaría advertir la importancia de cuidar la técnica de la pisada para prevenir lesiones. ¿Sabes si pisas adecuadamente a la hora de correr?

La importancia de nuestros pies

El cuidado de los pies es fundamental para cualquier corredor. Ten en cuenta que soportan todo el peso en carrera. Además, al ser la base del cuerpo influyen de forma directa sobre otras zonas como la columna, la cadera y las rodillas. Tanto si eres un aficionado o un experto en running, como gabinete de podología insistimos en la importancia de someterse a un estudio biomecánico del pie en Madrid para analizar la pisada, ya que se trata de una información muy valiosa de cara a atender lesiones como tendinitis, sobrecargas musculares o esguinces.

Tipos de pisadas del corredor

Existen principalmente tres tipos de pisada: pronador, supinador y neutro. Saber la pisada que tienes es muy importante porque puede ayudarte a la hora de elegir una zapatilla de running adecuada. La pisada supinadora se da en aquellos corredores que reciben el mayor impacto sobre el suelo en la parte exterior del pie, mientras que la pronadora es habitual en quienes pisan con la parte más interna. La pisada neutra es una pisada plana, por lo que este tipo de corredores no sobrecargan ni la parte externa ni la interna.

¿Cómo es un estudio biomecánico en Madrid?

La primera parte del estudio se basa en un análisis del pie estático y en movimiento. En nuestro gabinete de podología comenzamos examinando el funcionamiento de las articulaciones del tobillo, la rodilla y la cadera para saber si hay o no ausencia de dismetría. A continuación el paciente se sube encima de una plataforma conectada a un ordenador para medir la presión que ejerce el pie a través de unos sensores.

Desde Clínica PodoSalud recordamos que la segunda parte se centra en el análisis postural y de la huella del pie, por lo que el paciente debe caminar y correr sobre la plataforma. Algunas de las cosas que observamos son el apoyo, el despegue y los ángulos de los pies y las piernas. Todos los datos son recogidos por un software informático que posteriormente nos permitirá emitir un diagnóstico preciso.