Las uñas encarnadas de los pies son un trastorno frecuente. Ocurre cuando el extremo superior o el costado de una uña del pie ingresa en la carne blanda. Para tratarla, ponte en contacto con un especialista antes de que llegue a provocar otros problemas, como por ejemplo una infección.

Para prevenir este problema, debes cortarte las uñas correctamente. La mayoría de uñas encarnadas se producen por un mal corte de las mismas. En otras ocasiones, tiene que ver con nuestro calzado, el cual podría apretar demasiado la zona, aumentar la sudoración y provocar esta dolencia. Cambia de calzado y prueba a ver si te siguen saliendo. En caso de que sí, debes acudir al podólogo.

Muchas veces, puedes tener tendencia a estas uñas por un tema genético. Por ejemplo, hay dedos que tienen una morfología que los hace propensos a tener uñas encarnadas debido a su inclinación. Además, esta dolencia es hereditaria, pues la mayoría de personas que la padecen, tienen padres o abuelos que también la tuvieron. La solución a esto, es acudir a un podólogo a que te trate. En primer lugar, te curará la uña encarnada tratando la posible infección con antibióticos. Esto permitirá curar la infección, pero esto no es suficiente en casos donde se tiene tendencia a este mal.

Lo primero, es probar un tratamiento conservador para modificar la forma que tiene la uña de crecer. Por ejemplo, el podólogo puede usar uñas de resina o aparatos que eviten la curvatura.
Si aún así, la uña sigue encarnándose, tendrás que recurrir a la cirugía. Esta operación es sencilla y definitiva y se realiza con anestesia local.

En Clínica Podosalud, cuidamos de la salud de tu pie y curamos tus uñas encarnadas, hongos y todo tipo de problemas. Llámanos si quieres saber más sobre nosotros y pide un presupuesto sin compromiso.