No solemos darle importancia a la postura corporal, pero lo cierto es que una mala postura puede pasarnos factura en diferentes zonas de nuestra anatomía. Una persona a la que le gusta salir a correr debe tener más cuidado si cabe, ya que el impacto de una mala postura o una mala pisada puede ser un factor determinante en la presencia de lesiones. Según nuestro servicio de estudio biomecánico en Madrid, todo deportista debería someterse a este tipo de examen que le permita emplear plantillas personalizadas y modificar la postura corporal.

Corregir la postura corporal es una cuestión importante para evitar dolores musculares y lesiones de mayor consideración. La podoposturología puede ayudarnos, y mucho, en esta tarea. Aunque no lo parezca, el uso de plantillas personalizadas puede corregir las posturas y erróneas y reconducir las posturas propias del individuo. De hecho, este es uno de los procedimientos más eficaces en cuanto a la prevención y el tratamiento de las disfunciones posturales y biomecánicas. La ventaja del tratamiento con plantillas es que casi es imperceptible, no causa molestias y nos permite alcanzar los objetivos planteados.

El estudio biomecánico es la técnica más adecuada para realizar un diagnóstico preciso y con detalle de los problemas que puede presentar los pacientes. A través de este análisis, se van a desarrollar las plantillas personalizadas que necesita el paciente en función del problema que presente. Podemos diferenciar entre dos tipos de plantillas: las propioceptivas, para corregir posturas erróneas, o plantillas termo moldeables (para mejorar el confort y garantizar la absorción del impacto).

En Clínica PodoSalud sabemos de primera mano que un estímulo correcto del pie puede corregir las alteraciones ya sean posturales o de la pisada. Problemas que puede poner en riesgo el equilibrio o lograr una buena integración postural. Las plantillas no permiten conseguir los ajustes biomecánicos necesarios para mejorar la postura de los deportistas, minimizando la incidencia de lesiones y otros problemas musculares.

Si crees que tu pisada no es la adecuada o que podrías mejorar tu rendimiento deportivo no dejes de someterte a un estudio biomecánico. No subestimes lo que la podoposturología puede hacer por ti.