Hablamos de una de las deformaciones más frecuentes que se dan en los pies. De hecho, es uno de los problemas frecuentes, que pueden afectar a entre un 2 y un 4% de la población. Esta patología responde a una subluxación de la articulación del primer dedo del pie que suele provocar una prominencia del metatarsiano. En muchos casos provocará molestias y problemas por lo que habrá que recurrir a la cirugía del pie en Madrid o en cualquier otro lugar.

Este problema suele aparecer durante la adolescencia, aunque se va agravando con el tiempo. Se da con mayor incidencia entre las mujeres y suele afectar a los dos pies por igual. Uno de los principales motivos de la aparición de los juanetes los constituyen los cambios biomecánicos del pie. Aunque, también es necesario señalar que existe un componente genético hereditario que puede influir notablemente en su aparición. La forma de los dedos o de los pies es uno de los legados que nos dejan nuestros padres.

Los juanetes se clasifican según el grado de intensidad que presentan. Si bien es cierto que los pacientes con este tipo de dolencia pueden tener en cuenta algunas cuestiones para frenar o prevenir su desarrollo. En los casos más severos los pacientes pueden llegar a experimentar: dolor en la articulación, dificultad para calzarse, deformidad y dolor en los dedos pequeños e, incluso, alteraciones en la piel. En este último punto conviene señalar que pueden tener lugar hiperqueratosis o helomas, entre otros problemas cutáneos.

Algunas medidas para minimizar las molestias por juanetes pueden ser utilizar plantillas o cambiar de calzado. Sin embargo, desde PodoSalud nos parece importante destacar que tomemos las medidas que tomemos no corregiremos el problema. Lamentablemente, la única solución definitiva será la cirugía. En los primeros estadios se pueden tratar los síntomas con vendajes, analgésicos, calzado adecuado, tratamientos de fisioterapia, etc.

Sin embargo, en los casos más severos será necesario pasar por el quirófano para erradicar de raíz la deformidad y devolver la forma y la vitalidad a los pies, haciendo desaparecer las molestias para siempre.