Las uñas patológicas pueden dar mal aspecto visual, dolor y otros problemas derivados. En estos casos es imprescindible detectar el problema de la uña con un diagnóstico exhaustivo para determinar la causa y programar un tratamiento acertado y efectivo.

Recuerda que la uña es un órgano vivo que crece en la parte distal y superior de los dedos pero que puede estar sometida a factores que dificulten su crecimiento normal y que provoquen patologías que motiven un cambio de coloración, grosor y dirección de crecimiento. También despegamientos de la lámina ungueal (parcial o total) o la dolorosa “uña encarnada” o “uñero“.

Para que la uña no ejerza demasiada presión con el crecimiento de la lámina ungueal en el borde del dedo, se puede recurrir a un tratamiento para remodelar y reconducir el correcto crecimiento de la uña. Este tratamiento se llama “ortonixia”. En podología también se utilizan pequeños alambres para corregir la desviación de la uña que genere dolor y molestias tanto a la uña como al dedo afectados.

Este tratamiento puede disminuir la posibilidad de tener que recurrir a una cirugía ungueal aunque a veces puede llegar a ser necesaria. Hay casos en los que el problema primario no está en la propia uña sino debajo del propio hueso. Hueso que debe ser plano en su parte superior, pero que en estos casos tiene forma de pico o gancho impidiendo el correcto crecimiento de la uña y haciendo que se encorve. Hasta tal punto que puede llegar a clavarse en los laterales. En estos casos, en la Clínica Podosalud incidimos en el hueso limando levemente ese pico.

Este método de remodelación ungueal es de fácil colocación, indoloro y apto tanto para niños como para adultos. La duración del tratamiento dependerá del ritmo de crecimiento de la uña. Como acabado, se recubre la uña con una especie de gel que aporta un tacto agradable dejando la lámina ungueal normalizada. Este sistema de relleno de gel permite reconstruir las uñas rotas o vacías eliminando la zona de uña muerta y permitiendo el crecimiento normal y evitando que algún extremo de la uña se encarne.