Lejos quedan ya las vacaciones de verano. Hemos descansado, nos hemos tomado tiempo para adaptarnos a la rutina y es necesario recuperar las buenas costumbres. Hacer deporte es una cuestión fundamental para preservar nuestra salud, puede ser más o menos moderado, pero el movimiento llega pisando fuerte para espantar el sedentarismo. Después de descuidar nuestros hábitos saludables en la época estival, ha llegado el momento de sacudirse la pereza y ponerse las pilas. Pero, cuidado, desde nuestra experiencia como clínica podológica en Madrid sabemos bien que es necesario extremar las precauciones para evitar las lesiones.

Cambiamos los zapatos por las chanclas, abandonamos el gimnasio para ir de terracitas con los amigos y, de pronto, vuelta a la realidad. Desde Clínica PodoSalud te ofrecemos algunos consejos para hacer tu vuelta a la rutina deportiva más llevadera:

  • Calzado adecuado: Si para motivarte decides comprar unas zapatillas nuevas, ten mucho cuidado. Asegúrate de que son de tu talla, deben ajustarse perfectamente al pie. No pueden ser grandes, ni tampoco pequeñas.
  • Cuidado con las rozaduras: Cuando estrenamos calzado puede provocar rozaduras, te recomendamos que lo pruebes bien en casa antes de usarlo para poder cambiarlo en caso de que te haga daño. Muchas veces, el calzado deportivo puede ceder un poco, pero nunca debe causar molestias en el pie.
  • Curar las ampollas: Si, como consecuencia de la práctica deportiva, nos salen ampollas en los pies habrá que curarlas de forma adecuada. Si tiene líquido es recomendable extraerlo, posteriormente limpiar bien la zona con alguna solución antiséptica y taparlo con una gasa para volver a hacer ejercicio.
  • Pedicura a la última: Es importante que las uñas estén arregladas y cortas para evitar problemas y heridas. Las uñas largas son incómodas y pueden causar molestias durante la realización de ejercicio.
  • Ventilar las zapatillas: Cuando acabas de hacer deporte, es recomendable ventilar las zapatillas. De este modo, evitamos que se genere humedad que pueda desencadenar la presencia de hongos en este tipo de calzado. Si te sudan muchos los pies, siempre puedes probar algún producto específico para contrarrestar este problema.

Acudir a una clínica podológica para conocer la opinión de un experto y poner nuestros pies a punto para la vuelta a la rutina deportiva, siempre es la mejor opción para prevenir las lesiones y cuidar nuestros pies cuando más lo necesitan.