Viajar nos encanta, nos permite descubrir nuevos territorios y acercarnos a diferentes culturas. Pero no afrontamos igual un viaje a un lugar cercano que a otro que se encuentra a miles de kilómetros de distancia. Evidentemente, no todos los medios de transporte son iguales, pero sea como sea, tendremos que mantenernos sentados mucho tiempo y las piernas y los pies pueden hincharse por este motivo. En cualquier caso, no es la única razón por lo que puede pasar, así que desde nuestra clínica podológica en Madrid queremos animarte a prestar atención a tus pies. Esta acción puede ayudarte a superar problemas graves de salud.

Otro de los motivos por los que se pueden hinchar tus pies es el hecho de padecer una trombosis venosa profunda. Algo que puede darse en viajes largos, superiores a las 4 horas, y en personas con problemas de insuficiencia venosa. Si quieres evitar que tus pies aumentan de volumen durante un viaje largo, puedes tener en cuenta las siguientes cuestiones, te ayudarán a llevar mejor el tiempo que dure el trayecto hacia tu próximo destino.

  1. Si puedes evitarlo, intenta no estar todo el tiempo sentado. Si viajas en un tren o un avión siempre puedes pasear por los pasillos y acercarte a la cafetería del tren y permanecer un ratito de pie. En el caso de que viajes en coche, ya sabes que es recomendable parar cada dos horas para descansar y poder estirar las piernas.
  1. Si te ves obligado a permanecer sentado, siempre puedes realizar algunos ejercicios con las piernas que te permitirán activar la circulación de la zona. Como, por ejemplo, rotaciones con los tobillos.
  1. Aunque pueda parecer un acto banal, en la medida de lo posible, trata de evitar cruzar las piernas.
  1. La ropa ajustada no es recomendable para largos viajes, intenta ir lo más cómodo y holgado posible para dejar que la circulación fluya en las extremidades inferiores. El calzado debe de ser cómodo y no estar apretado. Siendo además flexible para que aguante, sin apretar, la hinchazón en los pies por las largas horas de viaje.
  1. La hidratación es una cuestión fundamental para favorecer la circulación, así que beber muchos líquidos te ayudará.
  1. Ingerir anticonceptivos orales o terapias hormonales incrementa el riesgo de tener coágulos, por ello es importante asesoramiento médico antes de emprender un largo viaje.

En Clínica PodoSalud te aconsejamos visitar al podólogo con regularidad para evitar posibles problemas en los pies. Antes de realizar un viaje muy largo no dudes en consultarle sobre el mejor modo de sobrellevar las horas de trayecto de un punto a otro. Así, sólo tendrás que preocuparte de disfrutar de tu viaje.