Tal y como ocurría en el cuento de Cenicienta, todos tenemos un calzado único e ideal. Sobre todo los deportistas, elegir unas zapatillas acorde a la actividad que se va a practicar puede no ser tan sencillo como parece en principio. Sin embargo, el calzado deportivo es tan importante que puede influir en el rendimiento final del atleta. Para elegir unas zapatillas adecuadas es necesario conocer cómo es tu pisada y qué beneficio puedes obtener de los diferentes tipos de calzado deportivo. El mejor modo de analizar el tipo de marcha que realizas, corregir hábitos posturales nocivos o cuál es tu tipo de pie es someterse a un estudio biomecánico en Madrid o en cualquier otro lugar.

Los pies son una parte fundamental de nuestro cuerpo, aunque en ocasiones no los cuidamos lo suficiente. Los runners saben bien que las zapatillas son una herramienta fundamental para mejorar sus cronos. Tienes que tener en cuenta que el calzado deportivo te acompañará a lo largo de muchos kilómetros y, que en ocasiones, tocará sufrir para alcanzar tus metas.

En Clínica PodoSalud te contamos algunas cuestiones fundamentales que debes tener en cuenta antes de elegir el calzado más adecuado para tu actividad deportiva.

  • ¿Sabías que durante la carrera el pie se expande? Es importante conocer tu talla exacta de pie, en el caso del calzado deportivo hay que evitar llevarlo muy justo para que no te haga daño cuando el pie se estire durante la actividad. Lo más recomendable es elegir una talla o una talla y media más de lo que se calza habitualmente. Algunas de las marcas comerciales más populares presentan diferentes tipos de grosor para sus zapatillas, lo cual también es muy útil en algunos casos.
  • No todos pisamos del mismo modo, conocer tu tipo de pisada puede ayudarte a elegir unas zapatillas que se adapten a ti. Lo más habitual es desgastar el calzado por la parte interna (pronador) o externa (supinador), aunque también hay personas que no cuentan con desequilibrios, en cuyo caso la mejor opción será un calzado neutro. Para conocer tus hábitos en la pisada lo ideal es someterse a un estudio biomecánico.
  • Renovar el calzado deportivo con asiduidad puede ayudarnos a evitar lesiones. El desgaste de la suela hace que el calzado pierda su capacidad de absorber impactos, favoreciendo la aparición de lesiones. Por mucho cariño que les tengas a unas zapatillas determinadas, recuerda que lo más importantes es la salud, renuévalas cuando estén desgastadas.