Estamos de acuerdo en que algunas profesiones producen cierto desgaste físico o que son más cansadas que otras. Pero, tampoco debemos caer en el error de pensar que estar todo el día sentado en una silla, trabajando en una oficina, es una bendición. Según nuestra experiencia como centro de fisioterapia deportiva en Madrid, queremos dejar claro que la ergonomía resulta una cuestión fundamental para evitar las molestias y dolores de espalda, de hombro o de muñeca.

Sentarse de forma adecuada para pasar muchas horas delante de una pantalla de ordenador puede traer consecuencias negativas para nuestro organismo. Para evitar las lesiones y dolencias es necesario saber sentarse de manera adecuada. Lo primero en lo que debemos reparar es la silla, que no debe de ser rígida para permitir nuestra movilidad. Además, habrá que regularla en función de nuestra altura o la de la mesa. El reposabrazos de la silla tiene más importancia de la que cabe imaginar, ya que en situación de reposo podemos apoyar los codos sobre ellos, relajando los hombros y los brazos, evitando estar en tensión.

Resulta obvio que la silla tendrá que ser adecuada y cómoda, pero lo más importante es la postura que debemos tener en ella. Siendo esta, precisamente, la principal causa por el que suelen desencadenarse dolores y problemas de espalda. Desde Clínica PodoSalud queremos destacar que es importante tener la espalda recta y apoyada completamente al respaldo de la silla. Sobre todo, es importante apoyar la zona lumbar al respaldo, si la altura de la mesa es un problema necesitaremos usar un reposapiés.

Otra cuestión relevante es tratar de no cruzar las piernas, los muslos y las rodillas deben formar un ángulo de 90º, al igual que nuestros hombros y codos. Además, es necesario levantarse cada cierto tiempo y caminar para reactivar el flujo sanguíneo de las piernas. Permanecer sentado a diario, durante demasiadas horas, puede generar contracturas y problemas de diversa consideración en la espalda. La ergonomía postural en la oficina no es una cuestión que deba tomarse a la ligera.

De todos modos, si te duele la espalda o tienes alguna molestia siempre puedes acudir a un centro de fisioterapia para que los especialistas te realicen un diagnóstico adecuado, así como para detectar una mala higiene postural en el trabajo, una vez detectado el problema será mucho más fácil corregirlo.