Este tipo de lesión es mucho más frecuente en deportistas que, por el tipo de actividad que realizan, flexionan continuamente las rodillas. Este movimiento puede provocar la sobrecarga repetida del tendón rotuliano, lo que a su vez puede inflamar la zona y generar dolor en el paciente. Como centro de fisioterapia deportiva en Madrid, te contamos que las molestias en la rodilla se intensifican al realizar la extensión de esta parte de nuestra anatomía. Si crees que podrías estar sufriendo este tipo de tendinitis deberías acudir a un especialista cuanto antes. En caso contrario, la dolencia podría hacerse crónica, provocando un proceso degenerativo denominado tendinosis.

¿Cómo evitar la tendinitis rotuliana?

Planificar de forma adecuada los entrenamientos será una de las claves para prevenir este tipo de lesión. Otra cuestión esencial será calentar la zona para prevenir la sobrecarga del tendón rotuliano. A la hora de flexionar las piernas, habrá que tener cuidado con cargar de forma excesiva la zona de las rodillas, sobre todo en deportistas que todavía estén creciendo y desarrollándose. El sobrepeso también es un problema importante que puede afectar a las rodillas, por lo que es recomendable mantenerse en un peso corporal adecuado.

Una acción tan sencilla como subir escaleras puede terminar por causar esta lesión. El calentamiento de los cuádriceps, antes y después de esta actividad, es la mejor forma de evitar la aparición de la tendinitis en esta zona.

¿Cómo tratar la tendinitis rotuliana?

Desde Clínica PodoSalud queremos destacar la importancia de tratar el problema lo antes posible. En estos casos, deberá aplicarse frío en la zona para reducir la inflamación y tomar antinflamatorios, el reposo relativo también es recomendable. Estas medidas permitirán reducir el dolor, momento en el que podemos comenzar el tratamiento fisioterapéutico para estirar el tendón rotuliano.

Cuando sea posible retomar la actividad deportiva será adecuado colocar algún tipo de sujeción en la zona afectada con una presión moderada. Aunque, también habrá que tener en cuenta que el tratamiento dependerá de si la lesión es leve o moderada. Incluso, en los casos más graves puede ser preciso una intervención quirúrgica para solucionar el problema.