En los últimos tiempos se ha popularizado la hidroterapia en el campo de la fisioterapia. Hablamos de un tratamiento para la prevención de enfermedades y lesiones valiéndose del agua. Existen diversas técnicas que utilizan este elemento en la fisioterapia deportiva en Madrid, pero sin duda la más conocida es la hidrocinesiterapia. Hablamos de la aplicación de la cinesiterapia en el medio acuático. La clave de este tratamiento reside en la posibilidad de aprovechar las propiedades térmicas y mecánicas del agua.

Con el tiempo, se ha demostrado que estas técnicas son eficientes, sobre todo en el caso del fortalecimiento muscular, aumento de la circulación sanguínea y la oxigenación de los tejidos. Pero, además, consigue cierto efecto analgésico que permite alcanzar un elevado nivel de relajación muscular. Los beneficios no acaban aquí, ya que incrementa la elasticidad de los tejidos y aligera la carga a nivel articular. En definitiva, nos permite conseguir mayor amplitud de movimientos.

No cabe duda de que esta técnica cuenta con innumerables beneficios para el aparato locomotor. En estos casos, se emplean los conocimientos fisioterapéuticos de rehabilitación y biomecánicos. La clave está en aprovechar todas las ventajas que nos ofrece el medio acuático, donde se llevan a cabo los ejercicios. La técnica final dependerá de las necesidades de cada paciente, ya que estas podrán variar en casa caso. Por tanto, la técnica deberá adaptarse a la persona, la patología y la sintomatología.

Conviene recordar que se trata de un proceso complementario a la rehabilitación convencional. En ningún caso será el único tratamiento a aplicar. Los ejercicios que se practican fuera del agua pueden ayudar a conseguir el objetivo final.

En Clínica PodoSalud queremos aprovechar para destacar que esta técnica es una herramienta muy eficaz para los fisioterapeutas. El agua facilita los movimientos, lo que puede convertirse en una motivación extra para los pacientes que ven cómo evolucionan favorablemente.

Esa facilidad de movimiento también reduce el dolor que pueda sentir el paciente antes una lesión o dolencia. Así que relacionará la hidroterapia con un efecto positivo y placentero que le ayudará a seguir buscando la recuperación total o, al menos, la mejoría notable.