Elegir el calzado más adecuado para nuestros pies siempre es una cuestión importante, a tener en cuenta. Pero, sin duda, elegir unos zapatos cómodos para el trabajo, resulta fundamental si queremos preservar la salud de nuestros pies. El centro de trabajo se ha convertido, en la mayoría de los casos, en nuestra segunda casa. Pasamos gran cantidad de horas al día desarrollando diferentes actividades profesionales. Como clínica especializada en cirugía del pie en Madrid, te contamos que esta recomendación cobra más relevancia todavía cuando se trata de trabajos que requieren que pasemos muchas horas de pie, como azafatas, vigilantes, policías, persona de comercio, etc.

Pasar muchas horas al día erguido, puede ser la causa de la aparición de numerosas patologías en el pie, es el caso de los juanetes, dedos en garra o fascitis plantar. La ergonomía y la higiene postural en el trabajo también son cuestiones destacables para no tener que lamentar lesiones y otros problemas. La mala circulación y posturas poco apropiadas, pueden agravar estos problemas en el pie.

Según las tendencias, lo más habitual es que los profesionales que deben cuidar su imagen se decanten por la elección de zapatos estrechos que les presionan los dedos del pie, con suela fina y, en el caso de las mujeres, con tacones excesivos que no permiten el correcto apoyo del pie al suelo. En Clínica PodoSalud queremos destacar la necesidad de visitar al podólogo cuando desempeñamos uno de estos trabajos. De este modo, tendremos unas pautas básicas a la hora de elegir el calzado más adecuado para el desempeño de nuestra actividad laboral.

Algunas cuestiones a considerar, características que todos los zapatos para el trabajo deberían cumplir, serán:

  1. La moda, el confort y la seguridad no están reñidos.
  2. Deberemos utilizar hormas adecuadas a la anchura de nuestro pie, debemos evitar el calzado que nos aprieta el pie.
  3. El tacón no debería superar los 5 centímetros, pero si queremos ganar más altura podemos escoger unos zapatos con un poco de plataforma.
  4. Otra cuestión fundamental, será que el calzado sea flexible para que se adapte mejor a la forma de nuestros pies.
  5. Podemos decantarnos por aquellos zapatos que cuenten con una base para el pie acolchada, si pasamos muchas horas de pie, nuestro cuerpo lo agradecerá.

Cuando no queda más remedio que estar de pie, se recomienda dar ligeros paseos y sentarse entre 5 y 10 minutos por cada hora que permanecemos de pie.