El pádel es un deporte bastante agresivo para nuestros músculos y articulaciones. Es un ejercicio muy completo, que requiere de mucha agilidad, fuerza y rapidez. Quizá por este motivo se ha popularizado en los últimos años. Muchos son los que lo ven como una forma más divertida de hacer deporte. Como centro de fisioterapia deportiva en Madrid estamos de acuerdo en que el pádel puede ser un buen ejercicio, pero exige mucho a nuestro organismo por lo que es importante calentar y hacer estiramientos previos a la práctica deportiva.

¿Cuáles son las lesiones más frecuentes?

  1. Esguinces: Es bastante habitual sobre todo en tobillos o rodillas, aunque también pueden darse en la muñeca o en los codos. En estos casos habrá que acudir, lo antes posible, al médico e inmovilizar la zona, ponerle hielo puede ayudar a bajar la inflamación de la zona afectada en un primer momento.
  2. Distensión Muscular: Se produce cuando uno de nuestros músculos es sometido a un estiramiento excesivo que produce una rotura parcial de alguna de las fibras que los componen. Resulta bastante doloroso y será necesario reposo tras la lesión, los primeros días podremos calmar el dolor con antiinflamatorios. Con el paso de los días serán recomendables tratamientos con calor y algunos estiramientos y ejercicios suaves.
  3. Desgarro muscular: En este caso se produce una rotura total de fibras de un determinado músculo. Es ocasionado por un estiramiento muscular que supera su capacidad de estiramiento. La mejor forma de prevenirlo es hacer un calentamiento adecuado y no prolongar en exceso la práctica deportiva, cuando el agotamiento comienza a pasar factura.
  4. Luxaciones: Se trata de una lesión más severa que se produce como consecuencia de la ruptura de cápsula y ligamentos en una articulación, provocando la separación de las dos partes de una articulación. La provoca una fuerza extrema sobre un ligamento, la gravedad de esta lesión deriva de que la articulación no recuperará su posición normal. Lo más habitual es que se produzca en el hombro.
  5. Tendinitis: Consiste en la inflamación aguda de un tendón y puede producirse como consecuencia de un traumatismo o una sobrecarga secundaria.

Desde Clínica PodoSalud queremos hacer hincapié sobre la importancia de realizar un calentamiento adecuado durante 5 o 10 minutos y de forma previa a jugar al pádel. Además, hidratarse y beber muchos líquidos ayuda a combatir los calambres.