Podemos definir el pie plano como una depresión aumentada del arco longitudinal plantar del pie. Habitualmente, este tipo de problema aparece durante la infancia, aunque en algunas ocasiones puede darse en la edad adulta, resultando mucho más molesto al interferir en la movilidad del mismo. Cuando aparece esta patología puede presentar dos modalidades diferencias: el pie plano rígido (poco habitual) y el pie plano flexible. En cualquier caso, según nuestra experiencia como clínica podológica en Madrid, lo que comúnmente se conoce como pie plano, responde al tipo de pie plano flexible.

Los tratamientos convencionales para esta patología respondían a la utilización de plantillas o zapatos ortopédicos, al considerar que la incapacitación por esta problemática no era tan importante. Estas técnicas se han utilizado durante años, sin embargo, la innovación ha permitido evolucionar en cuanto a los tratamientos para corregir los pies planos en los niños. Según algunos estudios realizados, estos tratamientos sólo contribuyen a mejorar los síntomas relativos a la patología, pero no corrigen la deformidad en el pie.

En este contexto surge la necesidad de tratar a los pequeños para corregir el problema, por lo que se plantea la realización de algún tratamiento quirúrgico. Desde Clínica PodoSalud te contamos que existen dos técnicas quirúrgicas que pueden aplicarse en menores con pies planos:

  • Osteotomía del calcáneo: Se trata de una técnica que ha conseguido buenos resultados en su aplicación. Básicamente, se realizan incisiones en el hueso para conseguir aumentar el arco plantar del pie. Finalmente, se colocan placas y tornillos específicos para este tipo de problema.
  • Artrorrisis: Consiste en la colocación de un pequeña pieza metálica en el pie, que hace posible mejorar la forma del arco plantar. La misma puede retirarse tras varios años, cuando se haya corregido la deformidad. Aunque también existen en el mercado, piezas reabsorbibles que no necesitan ser retiradas.

Desde nuestra experiencia, como clínica podológica en Madrid, podemos afirmar que el pie plano en niños acarrea importantes consecuencias en la edad adulta. Posiblemente, esos niños deberán hacer frente a cirugías más agresivas con el tiempo. En definitiva, estas intervenciones quirúrgicas permiten al menor ganar en calidad de vida, mejorar su movilidad e, incluso, permitirle hacer deporte de forma adecuada.