Los pies son los grandes olvidados. Sometidos al peso de nuestro cuerpo durante el día, rara vez nos acordamos de ello, salvo cuando nos duelen o se hinchan. Con el verano, esa hinchazón, conocida como edema veraniego, se agudiza a consecuencia del calor y las altas temperaturas. Los vasos sanguíneos se dilatan y se reduce la elasticidad de sus paredes, algo necesario para bombear la sangre desde las extremidades inferiores al corazón. Sin embargo, nadie acude a una clínica podológica en Madrid por tener los pies hinchados. Elevar las piernas durante unos minutos ayudará a aliviar los síntomas, pero el problema puede persistir.

¿Qué se esconde detrás de los pies hinchados?

En la mayoría de los casos puede ser algo banal, como es la mala circulación, por la cual se acumula líquido en las extremidades inferiores si pasamos mucho tiempo de pie o sentados. También entra dentro de lo normal la hinchazón de los pies durante el embarazo como respuesta a ese cambio hormonal que experimentan las mujeres.

Sin embargo, cuando va acompañada de otros síntomas, la afección podría ser seria. El aspecto de la piel es un claro indicador de que algo no va bien. Por este motivo, desde Clínica Podosalud recomendamos a nuestros pacientes estar muy atentos a cualquier cambio o síntoma que experimenten en sus extremidades inferiores. Si la piel está más fina o seca, o notas una caída del vello considerable no esperes para pedir una opinión al especialista. Las personas con diabetes, colesterol o hipertensión, por ejemplo, tienen una mayor predisposición a presentar esos edemas.

En los casos más graves, ese exceso de líquidos puede tener su origen en un problema renal o cardíaco. El corazón, al no poder impulsar bien la sangre, reduce la capacidad de filtrado de los riñones y, en el proceso de retorno, al tener problemas para ‘aspirar’ la sangre, ésta se acumula en las piernas, tobillos y pies, aumentando la presión de las venas.

Para prevenir estos edemas es importante evitar prendas apretadas, llevar una dieta baja en sodio y realizar ejercicio de manera regular.

Con este post lo que queremos es resaltar la importancia y necesidad de acudir a una clínica podológica en Madrid para dar con el diagnóstico. ¿Por qué nos cuesta tanto cuidar de nuestros pies? Por suerte, hay excepciones.

¿Cuál es tu caso?