En este nuevo post del blog de nuestra clínica podológica en Madrid queremos hablar de la relación entre la salud de los pies y la prevención de riesgos laborales.

El primer punto a resaltar es la necesidad de adecuar a la tarea el calzado de trabajo además de los calcetines. Todo influye a la hora de cuidar los pies. No sólo pasar muchas horas de pie, sino llevar un calzado que no sea el adecuado a nuestras necesidades.

Hay que buscar el calzado que más se acomode a cada persona, especialmente si el trabajo es de riesgo y se precisa de calzado de seguridad. La talla adecuada es la que sujeta el pie y no duele ni provoca rozaduras que puedan acabar en ampollas. Hay dos premisas básicas:

  1. Talón firmemente sujeto.
  2. Libre circulación de los dedos de los pies.

Cada tipo de trabajo requiere de un calzado adecuado (puntera reforzada, talón, ignifuga, antiestático…). Bajo ningún concepto se pueden compartir las botas de trabajo con otro compañero. Entre otras cosas, por el riesgo de contagio de hongos o bacterias. Por supuesto, después de cualquier accidente, hay que sustituir las botas.

En función de la temperatura o la climatología y tipo de trabajo, hemos de elegir el calcetín adecuado. Lo mismo pasa con las plantillas antibacterias, antiestáticas e incluso transpirables y ergonómicas. En Clínica Podosalud te recordamos que elegir la plantilla adecuada proporciona mayor estabilidad y el calcetín correcto aporta confort. Dicho de otro modo, la protección y comodidad del calzado de seguridad o de trabajo se ve multiplicada con el calcetín y plantilla correctos. Si las condiciones de trabajo lo requieren será preciso usar calzado con suela antideslizante.

Otro consejo es que, antes y después de la jornada laboral, el trabajador aplique crema para favorecer la hidratación del pie y proporcionar sensación de bienestar y ayudar a evitar los pies cansados. Es esencial lavar y secar bien los pies después de cada jornada de trabajo, sobre todo entre los dedos. Por descontado, las visitas periódicas al podólogo serán fundamentales para prevenir problemas y afecciones que puedan padecer los pies.