Está claro que la gente que trabaja en una oficina, si no interioriza una serie de pautas de higiene postural, puede acabar con serios problema de espalda. Si este es tu caso y ya los sufres, ponte en contacto con nuestros especialistas en fisioterapia. Si no, anota esta serie de consejos.

Lo primero, es colocar la silla a la altura correcta. Si la silla está demasiado alta, no mantendremos la espalda recta, y si está demasiado baja, no llegaremos bien a la mesa. Lo que tenemos que hacer, es colocarla a una altura cómoda, que nos permita llegar cómodamente.

En cuanto a la posición de la silla, debe de estar cerca de la mesa y con la silla en el respaldo. Además, los pies no deben colgar, siempre se deben apoyar en el suelo o en un plano inclinado. Ahora, vamos a hablar de cómo nos tenemos que colocar en la silla. Debemos apoyar los muslos en la silla, más o menos las dos terceras partes. La rodilla debe de estar libre, para evitar comprimir la llamada zona poplítea. Eso sí, si nos sentamos muy al borde, tendremos problemas en la zona lumbar. Evita cruzar las piernas y juntarlas demasiado, para favorecer la circulación sanguínea y evitar problemas como la ciática.

Cuando trabajamos con un ordenador, debemos de colocarnos a 50 centímetros de la pantalla. En caso de que uses un portátil, es mejor utilizar un teclado externo para tener una mejor posición de las manos.
También se debe buscar una silla de calidad, pues no todas valen. Por ejemplo, el respaldo debe de ser grande. Por lo menos, debe tener una altura hasta tu omóplato, y si cuenta con antebrazos, mejor. Las mejores sillas para esto son las ejecutivas, pues ya vienen preparadas para tener una postura cómoda.

Si ya es demasiado tarde y tienes dolor de espalda, no te preocupes. Desde Clínica Podosalud, curamos tu espalda con fisioterapia de calidad. Contacta con nosotros si quieres saber más.