Aunque el frío no acaba de llegar y la nieve no se deja ver demasiado, los amantes de los deportes de invierno esperan el comienzo de la temporada de esquí con impaciencia. Sin embargo, muchos ignoran el gran esfuerzo físico que exigen estos deportes a nuestro organismo y lo fácil que es lesionarse practicándolos. Para evitar problemas, la mejor opción es preparar nuestro cuerpo para el esfuerzo que vamos a pedirle. Como centro de fisioterapia deportiva en Madrid te contamos todo lo que debes saber para evitar lesiones y otros problemas relacionados con la práctica de los deportes de esquí.

Las jornadas en la nieve suelen ser largas e intensas, llenas de actividad, por este motivo es fundamental contar con una capacidad cardiopulmonar adecuada. Pero, sin duda, lo más importante es preparar nuestra musculatura pues será la parte de nuestro cuerpo que más sufra cuando nos deslizamos por la nieve. Los cuádriceps son los músculos más importantes para este tipo de deportes, ya que son los responsables de mantener las piernas ligeramente flexionadas y proteger las rodillas de posibles lesiones.

Pero no son los únicos músculos que hay que trabajar, todos los que podemos encontrar en las piernas tienen una importancia fundamental para practicar esquí o snowboard. Cada músculo de las piernas cuenta con una función en estas prácticas deportivas, para realizar movimientos o hacer giros, por ejemplo.

Desde PodoSalud Clínica queremos destacar que, aunque las piernas son la parte del cuerpo con mayor carga de trabajo en estos deportes, los abdominales o la espalda son básicos para mantener el equilibrio y tener buena estabilidad en el tronco. Finalmente, también es aconsejable prácticas ejercicios aeróbicos para aumentar la resistencia. Ya que la fuerza es esencial para evitar lesiones, pero si no contamos con la forma física adecuada no aguantaremos un día entero en la nieve.

Además de las nociones básicas señaladas desde la rama de la fisioterapia deportiva también deberemos aumentar nuestra capacidad cardiopulmonar mediante la práctica de ejercicio aeróbico como el running, aerobic, spinning o, simplemente, bailar. La cuestión es encontrar cualquier actividad que nos guste y nos haga sudar para mejorando así nuestra resistencia.