Si nunca has visitado a un podólogo y vas a realizar tu primera revisión es normal que te asalten las dudas. Pero, tranquilo, no tienes nada que temer. Es recomendable revisar el estado de nuestros pies para poder prevenir posibles problemas futuros, del mismo modo que tratar aquellas patologías que nos causen dolor o molestias. Según nuestra experiencia, muchas veces los pacientes  deciden hacer cosas especiales antes de visitar nuestra clínica podológica en Madrid, pero estas medidas no siempre son acertadas.

Desde Clínica PodoSalud te contamos algunas de las cosas que hemos visto en nuestro centro podológico y que, al contrario de lo que pueda parecer, entorpecen nuestra labor.

  1. No te eches crema hidratante en los pies antes de ir a la consulta. Hablamos de una parte de nuestra anatomía que tendemos a olvidar, así que es probable que tu podólogo te recomiende hidratarlos de forma adecuada para mejorar la elasticidad de la piel y, así, evitar algunos problemas concretos. El cuidado de los pies deberá ser diario, pero justo antes de acudir a la consulta no es aconsejable, ya que puede dificultar la labor del especialista en la aplicación de algunos tratamientos.
  2. Evita estrenar calzado. Siempre resulta agradable estrenar zapatos nuevos, pero no es la mejor opción para visitar a nuestro podólogo. Habitualmente, no da reparo llevar unos zapatos gastados, pero no tiene que ser así. De hecho, el modo en que desgastamos el calzado aporta información fundamental para el especialista.
  3. Si habitualmente utilizas plantillas para corregir algún problema en la pisada, no olvides llevarlas para que tu podólogo pueda revisar su estado. Las plantillas son herramientas muy adecuadas para corregir anomalías en la pisada, pero deben revisarse periódicamente para verificar que están en buen estado y siguen siendo adecuadas para cumplir su función.
  4. Será mejor que evites llevar ropa ajustada. Puede darse el caso de que sea necesario realizar alguna prueba física, por ejemplo realizar un estudio biomecánico de la pisada. La ropa ajustada puede condicionar tus movimientos, alterando el resultado final de la prueba

Finalmente, en la consulta de un podólogo hay muchos artilugios y enseres, así que lo más adecuado será esperar a que el especialista nos señale los pasos que vamos a dar, dónde nos debemos sentar y para qué sirve cada uno de sus utensilios. En cualquier caso, si te surge cualquier duda siempre puedes consultarlo con tu especialista en podología.