La rotura de una uña es cuando menos doloroso y muy incómodo, ya que esta se engancha en medias, calcetines, sábanas, toallas, etcétera provocando más dolor y aumentando la lesión, por eso en nuestra clínica podológica en Madrid te recomendamos que visites a nuestros especialistas para recibir los cuidados que necesites.

Si no puedes venir a Clínica PodoSalud te damos unos consejos básicos sobre cómo cuidar la uña rota en casa fundamentales para aliviar el dolor y evitar infecciones:

  1. Si hay daño en el lecho ungueal o tejido que está bajo la uña, debes presionarla ligeramente con una gasa hasta que este pare, también ayuda a este propósito poner el pie en alto.
  2. Una vez detenida la hemorragia lava el pie con agua templada y jabón, con mucho cuidado para no enganchar la uña, dejando la herida libre de suciedad, después sécalo con una toalla con cuidado.
  3. Si parte de la uña está despegada de la piel de debajo recórtala para evitar que se enganche y déjala lo más corta posible. Aplica un desinfectante de yodo para asegurar que está limpia y favorecer su curación. También puedes aplicar una pomada antibiótica para evitar infecciones.
  4. Protege el dedo con una venda, sin apretarla demasiado, esta debes de cambiarla cada día. La pomada antibiótica evitará que la venda se pegue, facilitando el proceso y reduciendo la posibilidad de que vuelvas a sangrar con el cambio de venda. Tras quitarte la venda lava el dedo y sécalo bien antes de volver a vendarlo.
  5. Para aliviar el dolor, el primer día puedes aplicar hielo en la zona, poniendo una toalla entre ambos, de esta forma también conseguirás reducir la inflamación. Procura tener el pie más alto que tu corazón si notas que está palpitando.
  6. Puedes tomar analgésicos siguiendo las indicaciones del prospecto en caso de dolor y procura utilizar calzado amplio o sandalias hasta que mejores, para evitar la presión en la zona.

En caso de que no notes un alivio del dolor o incluso que el dedo afectado esté enrojecido e hinchado con el paso de los días a pesar de estos cuidados, debes acudir a una clínica podológica en Madrid, donde recibas la atención de profesionales para tratarla adecuadamente y evitar males mayores.