La parte de la columna vertebral que se encuentra en la zona del cuello se denomina columna cervical y está formada por un total de siete vértebras. Lo normal es presentar en esta zona de nuestro cuerpo una ligera curvatura que se conoce con el nombre de lordosis. Cuando ésta desaparece o se modifica sufrimos una rectificación vertical. El mejor modo de realizar un diagnóstico adecuado de este problema es mediante una radiografía. Desde nuestra experiencia como centro especializado en fisioterapia sabemos bien que se trata de un problema que puede desencadenarse por múltiples factores.

Uno de los motivos más habituales de la rectificación cervical es sufrir un latigazo cervical con motivo de un accidente de tráfico o cualquier otro traumatismo. Aunque también puede producirse la corrección de la lordosis por otras causas como: intervenciones quirúrgicas, malformaciones congénitas, escoliosis, enfermedades reumáticas, etc.

Desde Clínica PodoSalud te contamos cuáles son los principales síntomas al sufrir este problema cervical:

  • Sufrir sobrecargas musculares o dolor cervical.
  • Limitaciones a la hora de moverse.
  • Mareos o vértigo, que pueden desencadenar en nauseas.
  • Dolores de cabeza.

Aunque no se trata de un problema de extrema gravedad, es cierto que conviene tratarlo para evitar el desgaste prematuro de los discos cervicales, que puede desencadenar en problemas de artrosis en esta zona. En cualquier centro de fisioterapia en Madrid te recomendarán desarrollar los músculos de la zona de la espalda, consejo mucho más importante en personas que presentan una columna vertebral demasiado recta.

Muchas personas pueden pensar que la columna vertebral es totalmente recta, pero nada más lejos de la realidad. A lo largo de la columna, encontramos diferentes curvaturas que son necesarias y que cuentan con una función bien definida. El asesoramiento de un fisioterapeuta nos será de gran ayuda para saber el motivo de la rectificación, así como los mejores ejercicios para sentirnos mejor y las posturas corporales más adecuadas para evitar este tipo de problemas. Para corregir una rectificación cervical habrá que realizar diversos ejercicios que nos permitan estirar los músculos del cuello, incluyendo también la cintura escapular.

Antes de comenzar con un trabajo para corregir la rectificación de la curvatura, deberemos conocer los motivos que la han producido. Las prácticas y estiramientos para mejorar el problema deberán realizarse siempre bajo la supervisión de un especialista para no sufrir otro tipo de lesiones.