Son tendencia. Hablamos de los zapatos que tienen partes plásticas y transparentes. Realmente es un derivado de este material. Compuesto de PVC, que también se conoce como vinilo. En nuestra clínica podológica en Madrid sabemos que cuenta con muchas ventajas: es más económico, resistente a la corrosión, impermeable, etc. Todos estos motivos han popularizado su uso y ya se puede encontrar este material hasta en la fabricación de zapatos, bolsos o sombreros.

Incluso han alcanzado las pasarelas de la mano de firmas de diseño como Chanel. Sin embargo, como ya hemos comentado en varias ocasiones, los zapatos y los materiales de los que se componen deben ser de la mayor calidad posible para que nuestros pies no sufran. De hecho, en este caso es importante dar más valor a la calidad que al precio. Un calzado inadecuado nos causará heridas, molestias e, incluso, puede llegar a provocar lesiones.

Un buen calzado debe resultar cómodo y no causar ningún dolor o molestia. Los mejores materiales para el calzado serán aquellos que son naturales, flexibles y que permiten la transpiración del pie. Otra cuestión de peso será que permitan el libre movimiento del pie. Todos estos motivos nos llevan a descartar el PVC o vinilo como un buen material para los zapatos. Ya que el plástico no permite la transpiración de la piel.

El material plástico no permitirá que el pie elimina el sudor de forma adecuada. Es más, provocará más sudor en esta parte de nuestra anatomía, causando otras molestias y suponiendo un riesgo para la formación de hongos en los pies. Un problema que se agrava en la época en la que estamos con el calor. La generación de bacterias y hongos puede darse tanto en la planta del pie como en las uñas.

Desde Clínica PodoSalud no prohibimos el uso categórico de los zapatos fabricados con materiales sintéticos. Pero, su uso mayoritario puede causar problemas de diversa consideración que se deben tener en cuenta. Lo más recomendable es el uso de materiales naturales, sobre todo en las zonas de los zapatos que van a estar en contacto con el pie. Siempre será mejor opción apostar por la piel o el algodón.