Nos referimos a la tendinopatía rotuliana, una lesión frecuente entre los deportistas que practican algún deporte en el que hay que saltar, aunque sea ligeramente, como el baloncesto, el tenis o el voleibol. Como centro de fisioterapia en Madrid te contamos que el salto es un momento delicado para el cuerpo humano, pues durante ese instante las rodillas se ven obligadas a soportar hasta 10 veces el peso de nuestro cuerpo. Cuando se produce la lesión, lo más habitual es sentir dolor en la zona inferior de la rótula, provocando la inflamación del tendón rotuliano, cuya función consiste en conectar la rótula con el hueso de la tibia.

Cuando el problema no es tratado a tiempo puede desencadenar consecuencias de mayor gravedad. Podemos decir, que la rodilla del saltador presenta 4 fases fundamentalmente. En primer lugar, presenta un dolor localizado tras la práctica de la actividad. Posteriormente, el dolor está presenta durante la ejecución de la misma y tras finalizarla. Si la lesión va a más, se sentirá un dolor intenso que puede mermar hasta la capacidad de caminar. Finalmente, puede producirse la fractura del tendón, experimentando un dolor grave y la inflamación de la rodilla.

Desde Clínica PodoSalud, te contamos que existen diversos procedimientos para tratar el problema de la rodilla del saltador. Por ejemplo,  el uso de plantillas está especialmente indicado para reforzar el apoyo del pie, consiguiendo el alineamiento de la extremidad inferior. Pero, sin duda, la parte más importante del tratamiento son los ejercicios para fortalecer los músculos de la zona lesionada.

No existe una fórmula mágica para mantener esta lesión a raya. Sin embargo, si realizas algún deporte en el que puede ser necesario saltar, deberías tratar de seguir una serie de recomendaciones. Según nuestra experiencia, como clínica de fisioterapia en Madrid, queremos hacer hincapié sobre la necesidad de calentar, de forma adecuada, antes de la práctica deportiva. Otra cuestión fundamental será mantener el peso corporal dentro de los parámetros normales para la estatura y el metabolismo de cada uno. Finalmente, es necesario tener en cuenta que si durante la práctica deportiva se siente algún dolor, es recomendable parar y si el mismo persiste, acudir a un especialista para que realice un diagnóstico sobre el alcance de la lesión, frenándola antes de que vaya a más.