Las festividades de Semana Santa se encuentran a la vuelta de la esquina y antes de meternos de lleno en las procesiones y tradiciones de estas fechas, no está de más revisar el estado de nuestros pies. Las cofradías, hermandades y corporaciones se afanan en los últimos preparativos. En nuestro centro, especializado en estudio biomecánico en Madrid, sabemos que son muchos los que en estas fechas someten a sus pies a un estrés considerable. Incluso llegando a descalzarse y realizan procesiones sin ningún tipo de protección en los pies.

En este tipo de actos solemos realizar esfuerzos a los que estamos poco habituados. Grandes caminatas, muchas horas de pie, etc. En estos casos, será importante llevar un calzado cómodo y mantener esta parte de nuestra anatomía en el mejor estado posible. De hecho, deberíamos someternos a una consulta podológica de forma previa.

A la hora de comprar zapatos para estos días es mejor hacerlo por la tarde, ya que es cuando los pies están más hincados. En cualquier caso, no es recomendable estrenar zapatos en jornadas de este tipo. Pruébalos bien antes para comprobar que no te hacen daño, ya que de lo contrario podrían salirte rozaduras.

Elige siempre un calzado de suela flexible, gruesa y antideslizante para estos actos que se convierten en una maratón para nuestros pies. Es importante que sujete el empeine y que sean más bien anchos para no tener los pies demasiado apretados.

Tampoco es recomendable llevar tacones, como mucho la altura de los mismos debería ser de 4 centímetros. Extremar las condiciones de higiene en la zona también es una cuestión a tener en cuenta, pero nunca debemos tenerlos demasiado tiempo en remojo y es importante secarlos concienzudamente, especialmente entre los dedos. Estas acciones nos permitirán alejar los hongos de nuestros pies.

Desde Clínica PodoSalud queremos destacar que descalzarse es una imprudencia, es fácil cortarse, hacerse heridas o incluso contraer hongos. Además, los costaleros deberían someterse a un estudio de la pisada para prevenir la aparición de lesiones durante los numerosos actos en los que participarán durante la Semana Santa.