Ya hemos hablado mucho sobre la mejor forma de elegir los zapatos. Debemos sopesar factores como el peso de la persona o la distancia que solemos caminar de media. Como clínica podológica en Madrid te recomendamos atender, también, a la flexibilidad del calzado. Sobre todo si se trata de zapatillas deportivas. La amortiguación es otro factor a tener en cuenta. Lo cierto es que no existe una fórmula mágica, la elección más adecuada dependerá de las características personales de cada individuo.

La flexibilidad tiene que ver con la capacidad del modelo seleccionado para doblarse o ejercer presión sobre el talón y la puntera desde dentro. Mientras que la amortiguación es la función relacionada con la resistencia de la suela a los impactos que se producen al caminar o al correr. Es importante tener en cuenta que el impacto de esta última acción será 5 veces superior al peso corporal.

Con frecuencia nuestros pacientes nos preguntan si es bueno optar por un calzado flexible, La respuesta es clara: no lo es. Los podólogos siempre recomendamos un calzado con una suela más rígida. Una característica que nos permite simular un efecto palanca, que mantiene el talón un poco más levantado que la zona de los dedos. Algo que nos resultará beneficioso tanto para caminar como para correr.

El porcentaje de la rigidez de la suela dependerá de uno de los elementos principales de los que se compone: el cambrillón. En función de los materiales empleados en la elaboración el efecto deseado será más o menos efectivo. Las opciones más flexibles pueden carecer del cambrillón. Un elemento del calzado que se puede fabricar con diferentes materiales, como el PVC.

En Clínica PodoSalud queremos destacar que el calzado perfecto, como tal, no existe. Pero, sí que puedes encontrar la opción ideal para ti. De hecho, determinar qué tipo de calzado es mejor para tu pisada y la forma en la que colocas tu espalda es una cuestión fundamental que debemos contemplar desde la infancia. Los zapatos de tacón alto pueden ser la causa de múltiples lesiones, por lo que no se recomiendas para personas con problemas de columna.