Tenemos la sensación de que los zapatos planos son mucho más cómodos, sobre todo en el caso de las mujeres que, a menudo, suelen llevar tacones. Sin embargo, el calzado tan plano que casi no tiene suela no es recomendable. En nuestra clínica podológica en Madrid sabemos bien que esta alternativa puede ser fuente de lesiones y daños. Si lo pensamos un poco no resulta extraño, los zapatos sin suela obligan a nuestra anatomía a absorber los impactos del pie con el suelo al caminar. El caso más habitual lo encontramos en las bailarinas o manoletinas que vemos habitualmente en niñas y mujeres jóvenes. […]