Cuando el calor aprieta cambiamos nuestro atuendo por ropa más ligera y nuestros pies cobran más protagonismo. El calzado estrella del verano son las chanclas o las sandalias de dedo. Nos sentimos cómodos con esta prenda que nos permite llevar el pie más libre, evitando así las rozaduras y el sudor, propio de esta parte de nuestro cuerpo cuando los termómetros se disparan. Sin embargo, como clínica podológica en Madrid queremos hacer hincapié en la necesidad de no abusar de las chancletas durante la época estival, ya que pueden desencadenar dolencias como la fascitis plantar o la inflamación de algunos músculos. […]