Los pies son los grandes olvidados. Sometidos al peso de nuestro cuerpo durante el día, rara vez nos acordamos de ello, salvo cuando nos duelen o se hinchan. Con el verano, esa hinchazón, conocida como edema veraniego, se agudiza a consecuencia del calor y las altas temperaturas. Los vasos sanguíneos se dilatan y se reduce la elasticidad de sus paredes, algo necesario para bombear la sangre desde las extremidades inferiores al corazón. Sin embargo, nadie acude a una clínica podológica en Madrid por tener los pies hinchados. Elevar las piernas durante unos minutos ayudará a aliviar los síntomas, pero el problema puede persistir.
[…]