Nuestros pies se encuentran sometidos a diario a un trabajo continuo, ya que soportan el peso del cuerpo y van cubiertos con calzado.  Desde nuestra clínica podológica en Madrid, nos gustaría señalar que para su buen funcionamiento, es necesaria una adecuada circulación sanguínea, tener un correcto apoyo al caminar y percibir bien las sensaciones (dolor, tacto, temperatura). Pero cuando se trata de los pies de una persona diabética, pueden existir ciertas complicaciones, ya que los vasos sanguíneos se hacen más estrechos, se reduce el flujo sanguíneo y los nervios se deterioran. Estos factores no solo alteran la anatomía del pie, sino que también disminuyen la sensibilidad, algo conocido con el nombre de pie diabético, el cual  predispone a sufrir heridas o úlceras. […]