La ropa del verano es mucho más ligera para ayudarnos a soportar las altas temperaturas. Lo mismo ocurre con nuestro calzado, pasamos de utilizar zapatos cerrados a mostrar nuestros pies al mundo. Esta zona de nuestro cuerpo es una de las más olvidadas durante el año, pero es necesario cuidarla y protegerla constantemente para poder presumir de pies cuando llega el calor. En nuestra clínica podológica en Madrid vemos muchos casos en los que los pies sufren rozaduras, fricciones o sobrecargas en la época estival. El cambio del tipo de calzado puede resultar brusco. Generalmente, en verano vestimos nuestros pies, sin reparar en sí llevamos el pie bien sujeto y es un error.

Esta es una buena época para visitar al podólogo para detectar posibles patologías, también para poner a punto esta zona de nuestro cuerpo para las largas jornadas de playa, piscina, caminatas y las vacaciones. Eliminar las durezas es una alternativa recomendable para evitar otros problemas en los pies, así como someterlos a un tratamiento especial de hidratación para sobrellevar mejor el verano.

Eliminar las durezas o las grietas de los talones es una tarea que requiere de ciertos conocimientos para salvaguardar la salud de los pies, por ello es importante ponerse en buenas manos. En Clínica PodoSalud queremos hacer hincapié en la necesidad de que las personas diabéticas acudan a un especialista para someterse a estos trabajos, ya que habrá que seguir unos protocolos determinados. Un mal procedimiento podría desencadenar una úlcera en los pies en los pacientes aquejados por esta dolencia.

En nuestra clínica podológica en Madrid siempre recomendamos a nuestros pacientes seguir una serie de cuidados durante el verano para mantener sus pies en buen estado:

  1. Contar con una lima para durezas y utilizarla una vez a la semana, tras la ducha, para minimizar la presencia de durezas en las zonas en las que suelen formarse.
  2. La hidratación diaria de esta parte de nuestro cuerpo será esencial para lucir unos pies con buen aspecto. Las mejores lociones hidratantes para los pies son las que se componen a base de urea.
  3. Será muy importante cortar las uñas rectas, en lugar de redondeadas, para evitar que las uñas se claven en los laterales de las uñas, ocasionando heridas y molestias.

En cuanto al calzado más adecuado para esta época del año es aquel que permita transpirar el pie y lo sujete de forma adecuada, evitando torceduras y otros problemas. También es recomendable no abusar de las chanclas, ni tampoco del calzado deportivo. Este último provoca sudoración en la zona y podría ocasionar la aparición de hongos en el pie.