Las verrugas son un tipo de lesión cutánea y pueden aparecer en diferentes puntos de nuestra anatomía. Sin embargo, frecuentemente, se concentran en algunas zonas corporales como las manos, la cara o las plantas de los pies. El principal problema es que aparecen de repente y, muchas veces, podemos asustarnos al verlas. Se consideran lesiones benignas de la epidermis, aunque nunca está de más consultar con un médico especializado. Desde nuestra Clínica podológica en Madrid te contamos que las verrugas plantares son un problema más frecuente de lo que podamos pensar en un primer momento.

Uno de los temores que nos ocasionan las verrugas, es que este tipo de lesión está relacionado con el virus del papiloma humano (VPH). Patología que presenta una mayor incidencia entre los niños y los adolescentes. Podemos diferenciar entre dos tipos de verruga:

  • Mimercia: es una verruga profunda, dolorosa y que es sensible al caminar. Uno de los principales problemas de estas lesiones es que aparecen en la plante del pie y eso provoca roces y otro tipo de problemas.
  • Verruga superficial: aparecen varias verrugas en la zona de los dedos de los pies, aunque cuentan con una apariencia de callosidades y no son dolorosas.

Cuando las verrugas son molestas o duelen podemos aplicar diferentes tratamientos para minimizar su impacto. Suelen desaparecer de forma espontánea, pero desde Clínica PodoSalud te contamos que existen opciones para acabar con las molestias que estas lesiones provocan en los pies.

En cualquier caso, cuando aparecen es recomendable visitar a un podólogo para que realice un examen simple y diagnostique el problema. Ya que en muchos casos podemos confundir las verrugas con callos y otras patologías del pie. Podemos destacar los siguientes tratamientos para eliminar las verrugas plantares:

  • Aplicar un preparado queratolítico, con vaselina salicílica, sobre las verrugas para agilizar su desaparición.
  • Consiste en la aplicación de nitrógeno líquido, pero previamente habrá que retirar la capa córnea mediante bisturí.
  • También pueden eliminarse con láser CO2, para lo que será necesario aplicar anestesia local en la zona y que puede dejar una pequeña cicatriz en el lugar donde se encontraban las verrugas.