Estamos ya en época de frío, ¿verdad? Diciembre y las fiestas navideñas son sinónimo también de bajas temperaturas. Es momento de abrigarnos y evitar perder calor, fuera y en casa. En el siguiente post, nos gustaría darte unos consejos para proteger los pies del frío durante el invierno. ¿Preparados? ¡Pues comenzamos!

El estado de nuestros pies tiene mucho que ver en nuestro estado de salud y bienestar. ¿O acaso un día en el que tengas los pies fríos no te encuentras más incómodo y con una mala sensación? Como decimos, el cuidado de nuestros pies debería ser una prioridad para todos nosotros.

Si realmente queremos proteger los pies del frío, es preciso tomar una serie de precauciones. Esto es importante para aquellas personas que son especialmente sensibles a las bajas temperaturas. Del mismo modo, niños y mayores, así como bebés, tienen que protegerse especialmente. En nuestra experiencia, los deportistas también deberían de tener especial cuidado, sobre todo aquellos que practiquen deportes como el esquí.

Entre los principales problemas que pueden aparecernos en los pies durante los meses de invierno se encuentran los sabañones, eccemas, dermatitis o el pie de trinchera, una lesión dérmica causada por el excesivo frío.

 

¿Cómo proteger los pies del frío?

Son varios los puntos en los que podremos incidir. Desde Clínica Podosalud, vamos a acercaros las siguientes recomendaciones:

  • Uso de calcetines 100% algodón o de fibras naturales (lana) que posibiliten que los pies se mantengan calientes y no impidan ni dificulten la circulación de la sangre
  • Vigila el calzado que utilizas. Un buen calzado evitará la acumulación de humedad y reducirá la sensación de frío
  • Evita colocar tus pies cerca de fuentes de calor directas
  • En personas mayores, niños y bebés, aplica cremas especiales para evitar las agresiones del frío y cuidar la piel
  • Si practicas deportes de invierno, utiliza ropa adecuada y con materiales de calidad
  • Si tienes problemas de circulación, procura estimularla con baños de agua caliente y fría. Además, evita que los pies estén quietos mucho tiempo. Mantente activo para mejorar la circulación
  • El alcohol y el tabaco son dos hábitos nada saludables para la salud en general y la de nuestros pies y nuestra circulación en particular
  • Cuidado con los zapatos de tacón
  • Procura que la suela de tu calzado sea antideslizante