El ciclismo es otro de los deportes que se ha popularizado en los últimos años, da igual que sea de paseo, de carretera o de montaña. En plena campaña de concienciación para proteger nuestro medio ambiente, cada vez es más habitual ir a trabajar o al supermercado en bicicleta. Es un medio de transporte económico, no contamina y nos permite sortear el tráfico. Tampoco es demasiado difícil encontrar un hueco donde aparcar nuestra bici, mientras que con el coche damos vueltas y vueltas. Como centro de fisioterapia deportiva en Madrid te contamos que el pie juega un papel fundamental en este deporte, ya que sobre él recae toda la fuerza del pedaleo.

Generalmente, los ciclistas acuden a un centro de fisioterapia deportiva como consecuencia de lesiones en los pies, las rodillas o la cadera. Para evitarlas es necesario tener en cuenta algunas cuestiones básicas: el tipo de bicicleta que tenemos, que la misma sea de nuestra talla, que el sillín esté bien colocado, llevar un calzado adecuado para este tipo de deporte, que la bota esté bien ajustada o el tipo de terreno por el que vamos a circular. El calzado debe ser de nuestra talla, para que el pie no se mueva dentro y evitar rozaduras.

Desde Clínica PodoSalud queremos presentarte algunos consejos para que disfrutes al máximo del ciclismo, minimizando los riesgos de lesión.

  1. Acudir a un profesional para que nos ajuste las calas de las botas, si llevamos pedales automáticos, es fundamental para llevar la posición correcta y pedalear de forma adecuada. La posición correcta del pedal es ajustar la cala a la altura del primer metatarsiano del pie.
  2. Frecuentemente, pueden aparecer rozaduras o irritación en la zona del empeine, esto es debido al tipo de calzado empleado para la práctica del ciclismo. Puedes probar con algún producto específico para evitar el roce, las zonas donde se produce más fricción son, precisamente, el empeine y la zona del pie que se encuentra a la altura de la cala.
  3. El sillín y el manillar deben estar colocados de forma adecuada para favorecer el pedaleo y evitar las sobrecargas de algunas zonas específicas, como las rodillas o lo tobillos. Tener una técnica adecuada de pedaleo es fundamental para evitar lesiones y, también, para mejorar el rendimiento encima de la bici.
  4. Si en algún momento se te duermen los dedos de los pies es posible que lleves las botas demasiado apretadas o que te queden pequeñas. Prueba a aflojarlas para aliviar la presión en el pie.
  5. Para mejorar el rendimiento deportivo se puede trabajar sobre la postura encima de la bici o la técnica del pedaleo.