Quizá ya conozcas esta nueva moda que llega desde Hollywood, pero si el barefoot walking no te suena de nada te contamos en qué consiste. Algunos famosos como Helen Mirren, Orlando Bloom o Gwyneth Paltrow han hecho tendencia su costumbre de andar descalzos. Puede que pienses que no es para tanto, que a ti también te gusta deshacerte de tus zapatos al llegar a casa y darles un poco de libertad a tus pies. Pero este concepto va mucho más allá, ya que hace extensible esta costumbre a zonas de exterior. En nuestra clínica de fisioterapia deportiva en Madrid no te recomendamos, para nada, seguir los pasos de tus actores favoritos.

Desde luego las calles de nuestro país no están preparadas para andar descalzos, así que por la salud de tus pies tendrás que seguir llevando un  calzado adecuado. En España, la mejor opción es acotar esta costumbre para los pavimentos de tu hogar, un entorno seguro y adecuado. Es cierto que caminar descalzo por una superficie adecuada y debidamente higienizada cuenta con muchas ventajas para la estructura anatómica y los procesos mecánicos del cuerpo. Por si fuera poco, esta costumbre es una terapia más que adecuada para reorganizar las cargas y tensiones corporales y aliviar las presiones que los zapatos generan.

Los beneficios de liberarnos de los zapatos son muchos y variados, como fortalecer los huesos de los pies y los tobillos, lo que contribuye a mejorar la integración del organismo. También, ayuda a mejorar el equilibrio o la forma de caminar. Quitarnos los zapatos puede ser una verdadera liberación y caminar descalzos permite evitar sobrecargas al repartir el peso corporal de forma más homogénea, lo que nos aporta sensación de descanso. Una cuestión que las mujeres que usan tacones durante mucho tiempo conocen muy bien. Hablamos de la liberación que sienten cuando, por fin, se los quitan.

Sin embargo, caminar descalzos por la calle es un riesgo en sí mismo. Los pavimentos urbanos están llenos de suciedad y gérmenes que no beneficiarán, en nada, a la salud de nuestros pies. Desde Clínica PodoSalud también queremos destacar que existe un riesgo añadido en forma de cristales, hierros o piedras que pueden herir nuestros pies y generarnos problemas más graves como una infección.