En nuestro centro de fisioterapia deportiva en Madrid no queremos dejar escapar la oportunidad de repasar todos los beneficios de los ejercicios hipopresivos. Hablamos de un tipo de gimnasia que está recomendada para todas las edades, pero sobre todo después del parto por el efecto que genera. Este se traduce en una presión negativa sobre el abdomen que favorece la recolocación de los órganos de la pelvis, fortaleciendo los músculos de la zona pélvica y abdominal.

Además de los beneficios de estos ejercicios durante el postparto, también están recomendados en todas las edades de la etapa adulta para el fortalecimiento de los músculos. Precisamente el fortalecimiento del músculo transverso, zona abdominal, y de la zona del suelo pélvico resulta fundamental para prevenir y tratar disfunciones aquí localizadas que pueden ocasionar problemas de mayor gravedad como incontinencia urinaria o prolapsos.

Si bien es cierto, que tras dar a luz es posible que se produzca la temida diástasis abdominal que consiste en un abultamiento del vientre que se produce ante la imposibilidad de los músculos de volver a su posición previa al embarazo. Los ejercicios hipopresivos son la mejor alternativa para corregir este problema, al contrario que los abdominales convencionales, que pueden dañar el periné.

Estas son razones, más que suficientes, para optar por este tipo de ejercicio físico. Pero sus ventajas van mucho más allá.

  1. Contribuye a mejorar la corrección postural. Una cuestión muy importante, ya que ayuda a aliviar dolores de espalda, aportando estabilidad en la zona lumbar.

  2. Tiene un efecto drenante al descomprimir los ganglios linfáticos de la pelvis.

  3. Ayuda a estilizar la figura al conseguir un vientre más plano.

En Clínica PodoSalud queremos destacar que los ejercicios hipopresivos son útiles para recuperar la apariencia de la figura femenina tras el embarazo y el parto, evitar problemas derivados del deterioro del suelo pélvico y para corregir las malas posturas. La higiene postural es la mejor opción para evitar las sobrecargas musculares y las molestias que estas puedan causar en la espalda, principalmente en la zona lumbar.

Se trata de una técnica muy sencilla que resulta de gran utilidad para mejorar el bienestar de las mujeres y prevenir o mejorar diferentes lesiones.