Cada vez es más frecuente que la población de los países desarrollados tenga algún episodio de dolor en la zona lumbar. Sin duda, la higiene postural es una de nuestras tareas pendientes. En España el dolor de espalda es la segunda causa más frecuente por la que los pacientes visitan la consulta del médico, sólo por detrás del resfriado común. Como centro de fisioterapia deportiva en Madrid sabemos bien que las profesiones que se desarrollan de forma sedentaria son un gran problema, ya que someten a las personas a una continua flexión del tronco y la falta de tiempo hace que muchas de estas personas no puedan realizar ninguna actividad deportiva.

Las consultas más frecuentes responden a cuadros de lumbalgias, cervicalgias o dorsalgias. Es de vital importancia practicar algún deporte para combatir la vida sedentaria y evitar que los músculos se atrofien. Si, finalmente, los cuadros de dolor agudo son inevitables siempre es recomendable visitar a un especialista para que estudie el caso, realice un diagnóstico adecuado y aplique el mejor tratamiento posible.

La ergonomía en un trabajo sedentario es un requisito básico. Pero, para conseguir evitar el dolor de espalda será necesario trabajar la postura y fortalecer los músculos de la zona. La natación o el Pilates son prácticas deportivas altamente recomendables, ya que fortalecen la columna. Estas actividades son la mejor opción de mantenerse activos y evitar los períodos de dolor, ayudan a mejorar la calidad de vida de los pacientes que presentan algún problema en la espalda.

Además de tener en cuenta todo lo dicho hasta el momento, desde Clínica PodoSalud queremos presentarte algunos ejercicios muy efectivos para combatir el dolor en esta zona localizada.

Pie al pecho

Tumbado boca arriba con las rodillas flexionadas y los pies en el suelo, llevamos una rodilla al pecho ayudándonos de las manos. Deberemos mantener la posición durante, al menos, 15 segundos. Serán necesarias 10 repeticiones al día.  Cuando acabamos con este ejercicio, lo repetiremos llevando ambas rodillas al pecho al mismo tiempo.

Tumbado boca arriba

Una vez más, tumbado en el suelo con las rodillas flexionadas y los pies apoyados en el suelo, juntamos las dos piernas creando un bloque. Después, sin separar los hombros del suelo, rotamos la cadera hasta que las rodillas toquen el suelo. Hay que hacer 5 repeticiones para cada lado. Después de este ejercicio y sin perder la posición inicial, elevamos los glúteos del suelo hacia el techo durante 5 segundos. Una vez en el suelo, apretamos el abdomen hacia dentro y mantenemos la posición varios segundos y, así, alternamos 5 veces cada postura.