El dolor de espalda es uno de los problemas más frecuentes en personas que cuentan con un trabajo sedentario. Curiosamente, es la segunda causa de absentismo laboral, sólo por detrás de la gripe. Se trata de una dolencia que merma la calidad de vida de la persona que la sufre. Si te pasas todo el día sentado en la oficina, debes tener en cuenta que es necesario compensar ese sedentarismo con deporte o realizando tareas que te permitan mantenerte activo el resto del tiempo. Como centro fisioterapéutico en Madrid queremos ayudarte para que puedas evitar los dolores de espalda propios de un estilo de vida sedentario.

Una vida sedentaria tiene consecuencias nefastas para nuestro organismo, entre otras cuestiones, podemos destacar la pérdida de masa y fuerza en los músculos. Motivo que favorece la aparición de contracturas y molestias al mínimo esfuerzo que realicemos. Otra cuestión a tener en cuenta es la necesidad de respetar la higiene postural. Si acostumbras a sentarte o dormir en malas posturas estarás incrementando la presión sobre los discos vertebrales, fomentando la aparición de otros problemas, como pueden ser las hernias discales o fisuras.

Una de las partes de nuestro cuerpo que más se resiente por un trabajo sedentario es la parte baja de la espalda. De hecho, existen estudios que destacan que el 90% de los dolores en esta parte de nuestra anatomía se deben a las malas posturas y la inactividad propia de una vida sedentaria.

Desde Clínica PodoSalud te contamos algunos consejos para evitar las molestias en la espalda producidas por jornadas interminables de trabajo, sentados en una silla.

  1. Muévete: Hacer deporte es una práctica saludable que todos deberíamos llevar a cabo con frecuencia. Pero no a todos les gusta el ejercicio físico, puedes contrarrestar un trabajo sedentario con pequeñas acciones cada día: una caminata al salir de trabajar o subir las escaleras en lugar de coger el ascensor.
  2. Educa tu higiene postural: Es un imprescindible para preservar la salud de nuestra espalda, sentarse de forma adecuada tanto en el trabajo como en casa. Lo más recomendable es levantarse una vez cada hora para dar un pequeño paseo que nos permita reactivar las piernas.
  3. Trabaja la musculatura de la zona: El principal problema de una vida sedentaria es la pérdida de masa en la musculatura, por ello conviene realizar algún deporte o actividad que nos permita desarrollar estos músculos para que sean más fuertes y no sufran en exceso.