Correr es una de las prácticas deportivas más extendida en nuestro país, se ha popularizado mucho en los últimos años. Además, llegadas estas fechas la actividad se intensifica para preparar las carreras populares y San Silvestres. Como centro de fisioterapia deportiva en Madrid, queremos aprovechar esta entrada para destacar que la alimentación previa a una carrera y el modo en que reponemos energía tras la misma son cuestiones fundamentales. La nutrición deberá ser lo más adecuada posible de cara a una competición, no comer excesivamente, ni alimentos pesados será esencial para el desempeño de la prueba.  

Llevar una dieta adecuada para runners es la mejor forma de que los corredores puedan explotar todo su potencial. Evidentemente, no hay una fórmula mágica que vaya a eliminar todos los males que sentimos al realizar esta actividad. Pero, sí que existen unas pautas adecuadas para acumular energía de la que poder tirar cuando parece que nos flaquean las fuerzas.

Desde Clínica PodoSalud, queremos destacar que lo más importante de todo será llevar una dieta equilibrada, pero sobre todo conocer los nutrientes más importantes para mejorar aquellos aspectos de nuestro organismo que intervienen en la carrera.

  • Agua: La hidratación será clave, durante el ejercicio sudaremos y perderemos parte del porcentaje de agua que hay en nuestro cuerpo. Por ello, hay que beber mucho líquido, tanto antes, como durante y después de la carrera.
  • Proteínas: Son un nutriente esencial, que deberían suponer el 15% de las calorías diarias de un runner. Podemos encontrarlos en los huevos, la leche, legumbres, carne y pescado. El mejor momento para ingerirlos será después de los entrenamientos o la competición.
  • Hidratos de carbono: Más importantes si cabe, deben alcanzar el 60% de las calorías ingeridas cada día por los corredores. Comiendo pasta, frutos secos, hortalizas y legumbres. También es importante ingerir azúcar, pero evitando el azúcar refinado que componen los pasteles, las galletas o chucherías.
  • Grasas: Son una parte esencial en el funcionamiento de nuestras células y aportan la energía necesaria para el esfuerzo que vamos a exigir a nuestro cuerpo al salir a correr. Pero cuidado, hay que apostar por las grasas insaturadas que se encuentran en el aceite de oliva, algunos pescados o en los frutos secos. El porcentaje total de la ingesta diaria en cuanto a estos nutrientes será entre el 25 y el 30%.