Las uñas encarnadas son un problema frecuente, causan dolor, enrojecimiento e inflamación y son una de las consultas más frecuentes en cualquier clínica podológica. Esta dolencia aparece cuando el borde de la uña se adentra en la carne del dedo del pie. Problema, que puede aparecer por diversos motivos como, por ejemplo, el uso de un zapato que no se adapta bien (demasiado apretado) o descuidar el crecimiento de estas uñas. En primer lugar, aparece un enrojecimiento de la zona alrededor del borde de la uña y, posteriormente, el dedo puede infectarse. Aunque es en el dedo gordo del pie donde suele surgir este problema con más frecuencia, una uña encarnada puede darse en cualquier otro dedo.

La cirugía es una de las soluciones más eficaces para esta dolencia, eliminando el problema para siempre. La intervención es muy sencilla, el podólogo cortará la parte de la uña afectada, retirando la matriz en esa zona, lo que evita que la parte encarnada vuelva a crecer. Se emplea anestesia local y es un procedimiento rápido y sencillo.

Desde Clínica PodoSalud queremos poner de manifiesto la necesidad de acabar con este tipo de problemas, ya que la infección podría extenderse por el dedo alcanzando, incluso, el hueso. Las complicaciones derivadas de esta dolencia van mucho más allá, los diabéticos deben extremar las precauciones, ya que la infección de la zona podría desencadenar en estas personas otras complicaciones de gravedad.

El tratamiento para acabar con el problema de las uñas encarnadas suele cortar la infección que provocan, en algunos casos será necesario tomar antibióticos. Una de las cuestiones fundamentales para evitar que este problema aparezca de nuevo es cuidarse las uñas de forma adecuada, cortándoselas siempre que sea necesario y de la forma correcta: ni muy cortas, ni largas y siempre con forma cuadrada, evitando bordes y esquinas.

Evadir el calzado demasiado apretado es otra cuestión fundamental, sobre todo en el caso de los zapatos de uso diario o las zapatillas para hacer deporte. El mantenimiento de las uñas de los pies es muy importante para evitar problemas como las uñas encarnadas, hongos o infecciones. Para mantener los hongos alejados es esencial tener los pies secos, utilizar chanclas en duchas y vestuarios comunes y dejar respirar al pie siempre que sea posible.