Con la llegada del buen tiempo y de las vacaciones, muchos son los que se lanzan a hacer el camino de santiago. Todos los peregrinos que han concluido su ruta coinciden en señalar que se trata de una experiencia única, algo que hay que vivir en primera persona, que nos enriquece y nos ayuda a conocer a otros caminantes en nuestra misma situación. Sin duda, la solidaridad es una de las cualidades que comparten los peregrinos durante todo el camino. En verano el número de persona que buscan llegar a la catedral de Santiago de Compostela, bien sea andando o en bicicleta, se multiplica. Desde nuestra clínica del pie en Madrid queremos ofrecerte algunas recomendaciones para que las heridas y las llagas no arruinen tu camino.

Por si todavía no lo sabes, te adelantamos que el trayecto no será fácil. Los caminos son abruptos, plagados de piedras, maleza y vegetación. Además, tendrás que superar diversas cuestas y desniveles que son muy perjudiciales para nuestros pies, sobre todo si vamos a caminar durante muchos kilómetros y varios días seguidos. Parece una cuestión obvia, pero es imprescindible utilizar un calzado cómodo, llevar más de un par para poder cambiarte de vez en cuando y nunca estrenar zapatos para llevar a cabo la peregrinación.

Desde PodoSalud Clínica queremos profundizar más sobre las cuestiones que deberemos tener en cuenta antes de hacernos con la compostelana y lanzarnos al camino:

  1. El calzado más adecuado será aquel indicado para Trekking con suela amortiguada y más altura en la zona del talón para evitar sobrecargas en los gemelos.

  2. Nunca lleves el calzado demasiado apretado, ten en cuenta que los dedos de los pies deben moverse libremente y que durante la caminata habrá momentos en los que los pies se te hincharán y el calzado puede hacerte daño. Con frecuencia, aparecen hematomas debajo de las uñas.

  3. En cuanto a los calcetines, siempre es recomendable que estén fabricados con algodón para que los pies puedan traspirar libremente. En la medida de lo posible, conviene evitar las costuras con el objetivo de que no aparezcan rozaduras.

  4. Hidrata generosamente la piel de los pies en los días previos a emprender el camino.

  5. El corte de las uñas debe de ser el adecuado, siempre en forma recta.

  6. Es importante llevar varios pares de calcetines de repuesto para evitar los pies húmedos, que son el ambiente ideal para la proliferación de hongos.