Sucede a veces que las uñas son las grandes olvidadas al pensar en la salud de los pies y en la salud en general… hasta que se origina algún problema que nos envía a una clínica del pie en Madrid y nos hace darnos cuenta, de la peor forma imposible, de la importancia de cuidarlas. Las patologías de las uñas resultan particularmente molestas a nivel físico y además su tratamiento suele exigir paciencia y dedicación. Por todo ello, merece la pena empezar a seguir cuanto antes unas pequeñas recomendaciones para prevenir en lo posible las enfermedades ungueales más frecuentes.

Cortarlas adecuadamente, fundamental

Uno de los aspectos en los que una buena praxis resulta más importante es el corte. Y aquí hay que incidir sobre todo en una cuestión: aunque frecuentemente se tienda a dar una forma redondeada al borde, lo más saludable es hacer un corte lo más recto posible, puesto que es la mejor forma de prevenir complicaciones como la uña encarnada, que se ocasiona al clavarse el borde por debajo de la piel que lo rodea.

Un secado cuidadoso como medida preventiva

La humedad es parte del caldo de cultivo ideal para los hongos, principales causantes de patologías en esta área. Por eso resulta más que aconsejable invertir apenas unos segundos de tu día, tras la ducha o el baño, en secar tus uñas y su entorno de forma suave y cuidadosa.

No las maltrates con el calzado

Hemos hablado en posts anteriores de los problemas que plantean distintos tipos específicos de calzado por la presión que ejercen sobre las uñas. Como recomendación general, procura evitar en la medida de lo posible los calzados con puntas demasiado estrechas.

Una limpieza específica ayuda

Aunque se trata de un consejo podológico más generalizado, cabe no perder de vista cómo ayuda un lavado de pies y la aplicación de una solución hidratante para preservar las condiciones de higiene idóneas en esta zona tan castigada por nuestra actividad diaria.

Por supuesto, como cada pie y cada uña pueden presentar sus particularidades y necesidades propias, siempre es aconsejable ponerte en manos de especialistas como los que conformamos Podosalud para conocer en profundidad cómo cuidar tus uñas y para estudiar cualquier anomalía que detectes.