¿Sabías que el 50% del ausentismo laboral se debe a los dolores de espalda? Nada más y nada menos que la mitad de las bajas laborales en nuestro país está relacionada con esta dolencia. Una cifra, cuanto menos, sorprendente. En nuestro centro de fisioterapia deportiva podemos afirmar que existe un desconocimiento generalizado sobre las lesiones de la columna que pueden ser muy molestas e incluso impeditivas. Al margen de los fármacos para aliviar los cuadros de dolor y los tratamientos fisioterapéuticos, es necesario enfatizar en la necesidad de mejorar nuestra educación postural.

Mucha gente relaciona las lesiones de espalda con los trabajos de fuerza o físicos, pero pasar muchas horas sentado en una silla en la oficina es igual de peligroso para esta zona de nuestro cuerpo o incluso más. Lo primero, que tendremos que tener en cuenta es que nuestra espalda es una parte fundamental en nuestro día a día, se encarga de dar soporte y movilidad a nuestro cuerpo. Además, su función principal, de vital importancia, será proteger a la médula espinal.

El dolor por este tipo de lesiones puede alcanzar otras partes de nuestro cuerpo, como las nalgas, la columna o los muslos, llegando hasta las rodillas. Los dolores de cabeza también son una de las consecuencias de padecer sobrecargas y problemas en la zona alta de la espalda, como las cervicales, el cuello o los hombros.

El trabajo en oficinas es mucho más nocivo de los que podemos pensar en un primer momento. Parece descansado, pero lo cierto es que nuestra espalda sufre durante muchas horas, sometido a malas posturas o a sillas y mobiliario de mala calidad que no nos permite adoptar los hábitos posturales recomendados según los principios de ergonomía.

Desde Clínica PodoSalud queremos ofrecerte algunos consejos a tener en cuenta para favorecer el descanso nocturno de las personas con problemas o lesiones de espalda.

  1. El colchón es un elemento fundamental, sus características dependerán de múltiples factores. Para encontrar el más adecuado en nuestro caso, lo mejor será dejarse asesorar por profesionales del descanso.
  2. Al dormir, debemos tratar de mantener la columna lo más recta posible. Si dormimos boca arriba, debemos usar una almohada baja y poner otra entre las rodillas y los pies. Otra opción recomendable es dormir de lado, con una almohada más alta y un colchón más blando que permita un leve hundimiento en el hombro.
  3. La ropa de cama no debería ser muy pesada y no es recomendable dormir boca abajo.